San Luis Potosí

En el centro de México se enclava el bello estado de San Luís Potosí, habitada por los chichimecas, los pame, los huasteca y los guachichil, y que con la conquista y las misiones absorbió las cultura hispánica creando una síntesis cultural rica y peculiar.

La cascada Tamul precipitándose al vacío
La cascada Tamul precipitándose al vacío

Su geografía cambia repentinamente del altiplano árido y desértico del norte a los bosques del centro del estado, para convertirse en una verdadera jungla sembrada de cascadas en la parte sureste de la Huasteca Potosina. Tal y como sucede en otros estados como Hidalgo o Guanajuato, el hallazgo de minerales valiosos supuso un punto de inflexión con la llegada de colonos que imprimieron su influencia arquitectónica en ciudades como Mineral de Catorce.

Tal fue el valor de los yacimientos de oro y plata hallados en 1592 que en el siglo XVII la ciudad de San Luis sumó la denominación de Potosí para definir las riquezas de la ciudad boliviana.

El ecoturismo, que vincula un tipo de desarrollo turístico responsable y respetuoso con el medio ambiente, ha encontrado en San Luis Potosí el nuevo filón, fomentando actividades deportivas como el montañismo, barranquismo, submarinismo y trekking, mientras se disfruta de la naturaleza del estado.

San Luis Potosí se está convirtiendo en un destino muy interesante para el viajero que busca descubrir lugares insólitos de México, y que ya conoce otros puntos más turísticos del país. Regiones como la Huasteca Potosina, aislados, se antojan un paraíso cuando conocemos de primera mano espacios naturales como la Cascada de los Mitos, la cueva del Espinazo del Diablo, o el Sótano de las Golondrinas, o ejemplos de arquitectura sublime como la obra de Eduard James en Xilitla.

A todo esto debemos sumar gastronomía de calidad, yacimientos arqueológicos, pueblos mineros, innumerables cascadas y actividades de todo tipo, desde la adrenalina del descenso de rápidos por el río Tampaón a la inmersión en la laguna de la Media Luna; o la placentera ruta del mezcal.

San Luis Potosí, capital del Estado

La capital da nombre a todo el estado y como representante hace gala de su belleza. En 2010 Unesco incluyó su casco histórico dentro de su Patrimonio de la Humanidad al formar parte del Camino Real de Tierra Adentro, una de las rutas comerciales por excelencia que llegaba hasta el otro lado de la frontera con Estados Unidos. Los siete barrios de la ciudad (Tlaxcala, Tequisquiapan, Santiago, Montecillo, San Miguelito, San Sebastián y San Juan de Guadalupe.) son piezas de un puzzle que con sus peculiaridades hay que trotar disfrutando de las esencias gastronómicas que aportan.

El centro de San Luis Potosí
El centro de San Luis Potosí

La fisonomía de la ciudad se articula en base a tres plazas, los Fundadores, Armas y San Francisco,  sobre las que gira la vida potosina y los edificios destacados de estilos barroco y neoclásicos.

Donde hoy se asienta la plaza de los Fundadores, los misiones franciscanos establecieron el primer asentamiento de San Luis Potosí en 1592. Aquella primera ermita de la Vera Cruz no existe, y en su lugar se yergue el Edificio Ipiña, que acompañado por el Templo de la Compañia, la capilla de Loreto y el edificio de la Universidad Autónoma engalanan la plaza.

Desde los Fundadores, a apenas tres calles nos encontramos con la Plaza de San Francisco, con un conjunto de iglesias barrocas que si bien ahora parece que no están conectadas, en su origen formaban parte de un sólo elemento arquitectónico, el convento de San Francisco. Los tres edificios, el Templo de la Tercera Orden, el del Sagrado Corazón y la iglesia de San Francisco guardan una sintonía especial de la que podemos absorber si descansamos en el centro de la plaza, entre los jardines y la fuente. Al oeste de San Francisco, esta vez en la plaza de Aranzazu el Museo Regional Potosino exhibe un compendio de historia del estado que nos permite conocer su pasado.

Volviendo a caminar, la ruta nos conduce a la Plaza de Armas, bien por la calle Aldama que nos dirige hasta la Antigua Real Caja – donde se recaudaba el impuesto de las explotaciones mineras-  y el Palacio de Gobierno; o bien tomando un desvío para  observar el edificio del Teatro Alarcón, la Plaza de San Agustín, el Museo Nacional de la Máscara (con piezas de numerosas culturas precolombinas) y la Plaza del Carmen cuyo templo de estilo churrigueresco tiene en su interior uno de los sitios imprescindibles en la visita a San Luis Potosí.

En la Plaza de Armas se conjugan la Catedral, el Palacio municipal y la Casa del Gobierno, además del mencionado Palacio Monumental, con el quiosco central. De estilo barroco y neoclásico la catedral rezuma barroquismo por los cuatro costados, y sus estatuas son del apreciado mármol de Carrara italiano. En el Palacio de Gobierno se produjo la denegación del indulto a Maximiliano por parte del presidente Benito Juarez, que a la postre significó la muerte del emperador derrocado.

Semana Santa es el momento de los grandes fastos en San Luis, con la fiesta de la Luz y la Procesión del Silencio como puntos álgidos de las tradiciones populares.

Real de Catorce

Al norte del Estado de San Luis Potosí tras varias horas de conducción a través de una carretera que se abre paso entre un paisaje árido de cactus alcanzamos el pueblo  mágico de Real de Catorce.

Como si de un homenaje al pasado minero se tratase, la población sale a la luz tras salir del túnel de Ogarrio, que como una bocamina nos saca de la montaña para ver el sol de nuevo.

Túnel de Ogarrio por el que se accede a Real de Catorce
Túnel de Ogarrio por el que se accede a Real de Catorce

El túnel de hecho era parte de una mina, y lo demuestra el hecho de que sea tan angosto para que sólo pase un coche a la vez. Además la capilla de la Virgen de los Dolores que cuesta distinguir en su interior, ejercía como placebo en la oración de los mineros. La apertura del túnel fue todo un acontecimiento, donde cuentan que incluso el presidente Porfirio Diaz estuve presente. Curiosamente el nombre, Ogarrio, hace referencia a una pequeña aldea de Cantabria, en España, donde nació el promotor de la obra, Vicente Irizar.

El turismo está recuperando poco a poco Real de Catorce porque, lo que un fue en su día, un floreciente pueblo del tamaño de una pequeña ciudad, con más de 30.000 habitantes (hoy quedan unos mil), se abandonó con el declive de la minería. Y precisamente ese atractivo nostálgico es que atrae a fotógrafos, amantes de la historia y buscadores de un México más desconocido y auténtico.

Por si fuera poco, antes de que Real de catorce adquiriera la dimensión económica de su subsuelo, en la Reserva del Wirikuta, y en concreto en el cercano Cerro del Quemado, los indios huicholes veneraban a sus antepasados, y acudían en su tránsito nómada para buscar con ahínco la planta con la que obtenían el famoso peyote, una de las drogas alucinógenas más potentes. Los huicholes, considerados los guardianes del peyote, siguen llegando en peregrinación desde otros estados y su cultura viva es sin duda un valor incalculable a preservar por su riqueza antropológica y la sabiduría sencilla que insufla.

En Real de Catorce nos podemos detener en la Iglesia de la Inmaculada Concepción, la Capilla de Guadalupe que venera a san Francisco de Asís (con una imagen folclorista del santo vestido de charro, Panchito), la plaza de toros, la Casa de la Moneda o el Palenque escenario de las peleas de gallos. Las antiguas minas de Dolores, Mina de San Agustín y Padre Flores se pueden visitar para empaparnos del pasado minero de la zona.

Huasteca Potosina

En la región Huasteca se condensan tantos atractivos que debemos dedicar gran parte del tiempo del viaje al estado de San Luis Potosí a conocer esta zona. Desde la Sillita, uno de los puntos más altos del estado, tenemos una panorámica que nos sirve de pretexto para apreciar la majestuosidad selvática de la Huasteca Potosina.

Ciudad Valles es la puerta de entrada a la región huasteca, no en vano es la segunda ciudad del estado, y es habitual que sea la base para emprender las rutas a la mayor parte de los lugares de interés. Por ejemplo, al oeste en Tamasopo se esconde un secreto que ya no lo es, Puente de Dios. Sus cascadas y poza son el destino de locales y turistas que se internan en la Cueva Azul para conocer un azul turquesa que es digno de hallar en la paleta de un pintor.

Al norte otro itinerario nos conduce a la Gruta Los Sabinos dentro de la Reserva de la Biosfera Sierra del Abra Tanchipa, una cueva con formaciones estalagmíticas. También por la zona norte de Ciudad Vallés podemos trazar una ruta por algunas de las cascadas más sugerentes, entre las que cabe hacer mención de las Cascadas de Micos,  Minas Viejas, la Cascada El Meco o la Cueva del Agua.

Al sur, a una hora está Aquismón, en el centro de la sierra de Tampatz, enlace desde donde llegamos al Sotano de las Golondrinas.

Sótano de las Golondrinas

A unos 15 km de Aquismón y una media hora en coche está una de las excursiones por excelencia de todo el estado de San Luis Potosí, el Sótano de las Golondrinas que junto a la Cuevas de Mantetzulel y la Hoya de las Guaguas forma parte de un área protegida. Pese a su nombre son los vencejos y no las golondrinas sus huéspedes, además de una especie de loros selváticos. Este socavón inmenso es obra de la erosión de la roca karstica, que en medio de la región huasteca ha formado una cueva de proporciones impresionantes, más si atendemos a los datos que indican que tiene una profundidad de 376 metros y en su fondo entran tres campos de fútbol.

El interior del Sótano de las Golondrinas
El interior del Sótano de las Golondrinas

En el Sótano de las Golondrinas se organizan descensos en rappel para profesionales, y conviene visitarlo al amanecer o al anochecer para apreciar el vuelo de los vencejos que provocan un estruendo que rompe el silencio del lugar. Aunque parezca sorprendente el lugar fue descubierto en 1966 por un equipo de ornitólogos de Texas que estudiaban aves.

Xilitla, Jardín Escultórico Surrealista Edward James

Resulta harto complicado intentar definir el espacio arquitectónico de Xilitla, obra del poeta Edward James. Pero sin duda, su magnífico contraste con la naturaleza selvática de la Huasteca Potosina le confiere un toque surrealista y onírico.

Las Pozas, surrealismo y naturaleza
Las Pozas, surrealismo y naturaleza

Las Pozas, como se conoce al lugar donde Edward James volcó su esfuerzo en crear el proyecto era una antigua hacienda cafetera donde el artista después de vagar por el mundo participando del movimiento surrealista junto a genios como Dalí o Buñuel, aterrizó en busca de su propio sitio en el mundo.

Aquí, entre pozas y cascadas sembró un jardín de orquídeas que durante varias décadas fue transformando en un espacio escultórico y arquitectónico, dedicando buena parte de su fortuna. Xilitla es tan peculiar, diferente y especial que Unesco lo incluyó en la lista de Patrimonio de la Humanidad.

Cuando paseamos entre sus escaleras y su laberíntico místico hacia ningún lado respiramos arquitectura poética, y cada uno de los turistas encuentra su propia explicación y sentido a lo que ve. En el museo de Eduard James, ubicado en la antigua casa de Plutarco Gastelum, actualmente Posada El Castillo, podemos profundizar en su figura carismática.

Además de las Pozas, Xilitla adquirió la denominación de Pueblo Mágico por la suma de tradiciones e historia de la población que se halla cerca del jardín escultórico. En él podemos ver el exconvento agustino de 1157, deambular por los tianguis, los mercados coloridos donde el café sigue siendo muy apreciado, como no probar las delicias gastronómicas -como las enchiladas huastecas con cecina o los gigantescos tamales zacahuiles – o acercarnos a las Grutas de Xilitla, donde se conservan pinturas rupestres.

Cascada de Tamul

Es una región con tantas cascadas es difícil señalar la más bella, o la más espectacular, si bien es cierto que hay cierta unanimidad en que la cascada de Tamul no deja indiferentes.

Su caída libre (105 m.) y su anchura (300 m.) recuerdan mucho a las imágenes de Iguazú en la frontera de Brasil y Argentina, y el color turquesa de sus aguas, potenciado por los rayos solares deja un recuerdo imborrable.

El río Gallinas en comunión con el río  Santa María (Tampaón) donde se precipita forman un torrente caudaloso y ruidoso que nos deleita desde los miradores o desde el propio río que remontamos en las excursiones en barco o kayac .

La mejor época para visitarlas es de noviembre a marzo, pudiendo practicar rappel, rafting, o simplemente un baño en las zonas de menos corriente.

Tamtoc

Si hablamos de arqueología, el lugar conocido como las Nubes de Agua, Tamtoc sobresale por ser el recinto clásico de los huastecos. Su excavación en 2006 ha permitido poner el foco en una de las comunidades agricultoras más antiguas de México, cuyos descendientes aún mantienen un estilo de vida muy ligado a sus tradiciones ancestrales.

Tamtoc, cerca de la población de Tamuín, al este de Ciudad Vallés fue un centro religioso y político huasteco que tuvo su punto álgido en torno al año mil d.C. También conocido como “El Consuelo”.

La laguna de la Media Luna

A caballo entre San Luis Potosí y Ciudad Vallés, a las afueras de la población de Río Verde está la Laguna de la Media Luna. La exploración subacuática de la laguna fue para los arqueólogos como abrir una caja de tesoros, y es que varias etnias chichimecas veneraban este lugar, con ofrendas de todo tipo. De sus profundidades se rescataron cerámicas, puntas de obsidiana, además de huesos de animales tan variados como tortugas o mamuts.

Fiestas y tradiciones

Son tantas las oportunidades de adentrarnos en las festividades autóctonas que a veces cuesta decantarse por una en particular. sin embargo, entre las más renombradas está el Día de Muertos en Xantolo o la mística Procesión del Silencio en San Luis Potosí.

Fiesta de Xantolo en la Huasteca Potosina
Fiesta de Xantolo en la Huasteca Potosina

El Xantolo es la peculiar celebración del Dia de Muertos en diferentes poblaciones del territorio Huasteco, que entre las comunidades indígenas (los teenek y los nahuas ) prevalece y supera en importancia a las fiestas cristianas. Otras fiestas más humildes pero intensas se viven en los pueblos como la Danza de los Xexos de Santa María Picula en Tamazunchale que se desarrolla también en los momentos de ofrenda del Día de Difuntos, cuando los Xexos, los abuelos se disfrazan para representar a los muertos que retornan.

Durante la procesión del Silencio en Semana Santa, las cofradías portan a la Virgen de la Soledad en procesión por las calles de la capital. También en la ciudad de San Luis Potosí se lleva a cabo la FENAPO, que durante varias semanas del verano vive eventos de todo tipo.

Lo imprescindible del Estado de San Luis Potosí

  • La capital, San Luís Potosí
  • Real de Catorce
  • Sótano de las Golondrinas
    Las Pozas de Xilitla y el Jardín escultórico de Edward James
    Zona Arqueológica Tamtoc
    Cascadas de Tamul
  • Rutas del mezcal
    Aguas Termales en el Paraje el Bañito
Mapa de carreteras del Estado de San Luis Potosí
Mapa de carreteras del Estado de San Luis Potosí