Nueve Bahías de Huatulco

Las sorpresas en los viajes casi siempre son gratas, máxime cuando vienen acompañadas de expectativas ampliamente cumplidas. En el caso de Bahías de Huatulco, en la costa mexicana de Oaxaca, el viajero descubre un territorio que cautiva desde el primer momento que se pisa, y del que cuesta irse. Y es que después de conocerlo, uno acaba convirtiéndose en su mejor embajador.

Playa en Bahía Conejos, Huatulco
Playa en Bahía Conejos, Huatulco

Canadienses y estadounidenses llevan décadas disfrutando de un destino menos conocido en Europa, España e incluso México. Bahías de Huatulco es uno de los mejores destinos actuales en México. Podría parecer exagerada la aseveración, pero además del conjunto paisajístico, tanto de la costa como de las faldas de la Sierra Madre Sur, además de su excelsa gastronomía con platos que mezclan mar y tierra, o de las gentes orgullosas de su tierra, toda la franja costera del estado de Oaxaca aporta una sensación de seguridad y tranquilidad que se extraña en otros parajes de México.

En el Paraíso

El vaivén de las olas en Huatulco capta los cinco sentidos. El olor de la salitre es una fragancia que nos acompaña en las playas, el tacto suave de sus arenales sedosos deja una memoria grata en nuestros recuerdos mientras la arena se escurre entre los dedos, a la vista el impacto de una costa rocosa pero con abundantes refugios para el baño desborda nuestra capacidad de captar toda su belleza, el rumor del mar se introduce incluso en nuestros sueños mientras penetra en las habitaciones del hotel, y finalmente el sabor de su gastronomía inunda como un tsunami el paladar.

Atardecer en Bahías de Huatulco
Atardecer en Bahías de Huatulco

Historia de Bahías de Huatulco

Durante el siglo XI, la franja costera estaba bajo el dominio del antiguo reino mixteco de Tututepec del que recientemente están aflorando yacimientos arqueológicos. El nombre de Huatulco deriva de Coatulco o Guatulco, que en zapoteco quiere decir “lugar donde se adora o reverencia al madero”. La curiosa denominación proviene del culto a una cruz que según la leyenda trajo un misterioso personaje 1.500 años antes de la llegada de los españoles. Como en otros lugares de México, la tradición oral cuenta que un hombre blanco con cabellos largos y barba arribó por mar portando una enorme cruz de madera. Evangelizó a los indígenas conviviendo con ellos antes de partir, arraigando la creencia católica en la población.

Evidentemente no hay rigor científico en la leyenda, y las teorías van desde que fue un evangelizador llegado de Asia a que fue en realidad introducida en época Pre Hispánica y consolidada la creencia de que fue anterior a la llegada desde ultramar.

Con la conquista de los españoles, Huatulco se convirtió en el puerto Pacífico por excelencia para el comercio con las colonias de Asia, fomentando un comercio de ida y vuelta. Atraídos por las riquezas que cruzaban el mar, los piratas y corsarios asediaron las embarcaciones, sobresaliendo entre ellos Sir Francis Drake que en 1579 hostigó a la marina española, o  Thomas Cavendish que en 1587 llevó a cabo razzias en Huatulco. De hecho atribuyen a él el intento de destrucción de la cruz, que ni con hachas, sierras o fuego pudo ser destruida.

El obispo de Huatulco promovió el cuidado de la cruz, posiblemente sabedor del potencial que acarreaba como talismán de protección. La cruz permaneció siglos clavada en el mismo lugar del puerto de la actual Santa Cruz, y sus astillas eran usadas como remedio frente a enfermedades entre creyentes que acudían a la costa. Ante el temor de que finalmente quedase reducida a un despojo de madera, las autoridades religiosas la llevaron a la ciudad de Oaxaca donde fue troceada en piezas pequeñas para confeccionar pequeñas cruces. Entre ellas tres que permanecen como reliquias en la catedral de Oaxaca, en el Vaticano y en la iglesia de Santa María Huatulco.

Con la elección de Acapulco como nuevo puerto comercial prioritario con Asia, Huatulco perdió la hegemonía portuaria en la costa Pacífica, y permaneció tranquilo durante siglos.

Durante la Independencia de México Huatulco no fue ajena a las vicisitudes políticas que transformaron el país. De hecho, uno de los considerados héroes de la independencia, el General Vicente Guerrero fue traicionado y capturado en sus costas. El ardid fue organizado por el  ministro de Guerra José Antonio Facio, quién conocía la amistad del marino genovés Francisco Picaluga. A cambio de 50.000 pesos, el italiano traicionó al revolucionario, confiándoselo al gobierno en la playa llamada La Entrega. Transportado a la ciudad de Oaxaca , fue sentenciado a muerte el 14 de Febrero de1831.

General Vicente Guerrero
General Vicente Guerrero

El definitivo impulso para transformar las Bahías de Huatulco en el destino turístico actual comenzó en 1969, cuando el gobierno mexicano decidió dar un fuerte empuje al turismo de playa. Los ojos se posaron en el enclave de la costa de Oaxaca y se comenzaron a crear infraestructuras hoteleras y carreteras para hacerlo más accesible. La agricultura y la pesca, actividades esenciales en la economía, dieron paso a un crecimiento turístico que afortunadamente no fue especialmente agresivo, marcando límites a la hora de preservar la reserva natural. La apuesta hotelera apostó… por hoteles de calidad media alta, 3, 4 y 5 estrellas principalmente.

Qué ver y hacer en Bahías de Huatulco

Mar y montaña se funden en apenas una hora de distancia. De los frondosos bosques del interior en plena Sierra Madre Sur, el tobogán de sensaciones nos transporta a playas límpidas, bravas y cálidas, invitando a practicar actividades deportivas, culturales, gastronómicas o simplemente de relax, tanto si somos viajeros como empresas que acuden a celebrar un congreso en Huatulco.

Siguiendo la estela de promocionar el lema de la sostenibilidad, son varias las actividades de turismo comunitario, conociendo el estilo de vida de las poblaciones que habitan Bahías de Huatulco.

Aguas transparentes frente a la playa Cacaluta
Aguas transparentes frente a la playa Cacaluta

En el mar, además de la clásica excursión para conocer las nueves bahías, podemos practicar la pesca deportiva, aguzar la vista para divisar delfines, tortugas o ballenas en temporada, bucear en los arrecifes de coral, practicar surf en lugares como La Bocana, una playa alargada en la desembocadura del rio Copalita.

Y en el interior no son menos las aventuras que se disfrutan, desde el descenso en rafting por el río Copalita hasta las visitas a las fincas cafeteras como La Gloria y las cascadas de Llano Grande, recorridos de senderismo por la Reserva, paseos en quad (cuatrimotos), ciclismo de carretera o de montaña.

Destino de turismo sostenible

Si algo caracteriza a Bahías de Huatulco es su apuesta por la sostenibilidad y el ecoturismo. Hablar de sostenibilidad y turismo supone aceptar que para lograr estándares elevados que respeten el medio ambiente, hay que trabajar concienzudamente. Es por ello que en la costa de Oaxaca no se llevan a cabo vertidos de aguas residuales al mar. La creación de plantas para el tratamiento de aguas ha permitido que ningún deshecho generado por la población llegue al mar. Si a ello añadimos que son además de las administraciones, los propios habitantes y hoteles los que promueven campañas de limpieza de las playas, entenderemos por qué sus costas son sinónimo de aguas limpias.

El desafío es conseguir mantener un destino sostenible, no masificado y que necesita mantener el carácter que han perdido otras zonas del Caribe Mexicano. Enarbolar el estandarte de la sostenibilidad no es solo una pose, es apostar por un turismo potente y apreciado por los viajeros.

Son varias las certificaciones que resaltan a Bahías de Huatulco como destino sostenible, entre ellas el sello internacional EarthCheck (organización mundial que mide el nivel de sostenibilidad en los destinos turísticos) que verifica que por ejemplo el 100% de su energía eléctrica es limpia, alimentada por parques eólicos. Por otro lado son dos las playas que cuentan con el mérito de las Blue Flag, Chahué y Tangolunda, además de contar con una playa, La Entrega, adaptada para personas con discapacidad motriz.

Reserva Natural de Huatulco – Prodigio de la naturaleza

El vergel de las Bahías de Huatulco es tal que un manto verde cubre el territorio. Estamos hablando de una superficie de casi doce mil hectáreas, 6.375 hectáreas terrestres y  de 5.516 marinas que engloba la Reserva Natural de Huatulco.

En las zonas más altas que sobrepasan los mil metros de altura, es el café, el cacao y un sinfín de especies de árboles y plantas las que envuelven las montañas. Según descendemos, las temperaturas benignas durante todo el año y la humedad siguen facilitando la exuberancia botánica aquí y allá. La tierra es pródiga y fértil, aportando productos para el consumo de cercanía.

Junto a los riscos de los acantilados la vegetación que casi toca el mar está formada por tepeguanje, cazarate, amapola, ficus, mecianos, colorín, matorral espinoso, y en las zonas de laguna manglares. Todo un oasis para aves, mamíferos como jaguares, panteras, venados, mapaches, tejones, jabalíes, osos hormigueros, armadillos, ocelotes o iguanas entre otros tantos animales como reptiles, anfibios o invertebrados.

Iguana cerca de los hoteles de Bahías de Huatulco
Iguana cerca de los hoteles de Bahías de Huatulco

Un fascinante mundo submarino

Si quedamos aturdidos por el pasaje al aire libre, los fondos marinos de Huatulco son una explosión de color y vida. Hasta doce especies de coral – de las que una es endémica- cubren como una costra gran parte del litoral. Por encima de esa alfombra más de un centenar de especies de peces de todos los colores, tamaños y formas componen un hábitat del que somos espectadores haciendo buceo de superficie o inmersiones a más profundidad. Mantarrayas, juguetones delfines, ballenas jorobadas (de octubre- abril) y tortugas marinas en el intervalo de junio a noviembre. hacen las delicias de las excursiones en barco. Los amantes de la pesca aún disfrutarán más con el huachinango, el dorado, el barrilete, la sierra, el marlín y el atún, peces que podemos posteriormente degustar en los restaurantes.

Buceo en las aguas de Huatulco
Buceo en las aguas de Huatulco

Cuatro son las especies que encontraremos en la costa de Bahías de Huatulco, la tortuga golfina (Lepidochelys olivacea), la tortuga laúd (Dermochelys coriacea), la carey (Eretmochelys imbricata) y la tortuga prieta  (Chelonia agassizii), que a lo largo de la costa de Oaxaca acuden a desovar. Los campamentos tortugueros invitan a que participemos en la liberación, promoviendo su hábitat y concienciando desde pequeños a los niños.

Playas para cada día del mes

Haría falta añadir una semana extra a cada mes para poder disfrutar de cada una de las 36 playas. Aunque es cierto que el fuerte oleaje define a la costa y playas de las Bahías de Huatulco, hay opciones para todos los gustos. Desde playas familiares para niños como las de Bahía Tangolunda y la de Santa Cruz, a calas menos frecuentadas como las de Bahía Órgano o las de la Bocana en la desembocadura de Copalita.

Es importante anotar que pese a que varios hoteles estén ubicados junto a las playas, ninguna de las playas de Huatulco es privada, y por tanto todo el mundo puede acceder a ella.

Las 9 Bahías de Huatulco

Vistas desde el cielo, las nueve bahías de Huatulco parecen estar hechas con un molde digno de un escultor. Las nueve bahías se suceden en apenas 35 kilómetros, recortadas por el cincel del fuerte oleaje que bate la costa.

Mapa de las 9 Bahías de Huatulco
Mapa de las 9 Bahías de Huatulco

Sus nombres, tan ajenos a nuestra llegada, pasan a ser familiares, generando una intensa nostalgia cuando regresamos del viaje. De norte a sur: San Agustín, Chachacual, Cacaluta, Maguey, Órgano, Santa Cruz, Chahué, Tangolunda y Conejos, con sus características propias, invitan a todo tipo de actividades de turismo de naturaleza como buceo, pesca recreativa, kayak, paseos a caballo, avistamiento de aves o excursiones en barco.

BAHÍA SAN AGUSTÍN

La bahía de San Agustín es la más septentrional – y la más grande-, y por tanto más alejada del puerto de la Crucecita. Las playas de Playa San Agustín y la playa Cacalutilla se suceden en una amplia ensenada protegida por farallones y la isla homónima de San Agustín. Bajo sus aguas se encuentra una de las placas de coral más grandes del Océano Pacífico, siendo meta de buceadores.

Aún más alargada, la cercana playa del Coyote es lugar ideal para observar los atardeceres en los que las olas pugnan por saltar la franja de tonos rojizos en el horizonte.

BAHÍA CHACHACUAL

Continuando hacia el sur y dejando atrás las playas de Riscalillo y Manglillo se llega a la preciosa Bahía de Chachacual. Solo es accesible por barco, lo que le proporciona un aire de tranquilidad absoluta. Las dos playas  vírgenes de Chachacual y  la India disfrutan además de un oleaje menos intenso, gracias a la forma de concha de su bahía.

BAHÍA CACALUTA

Cuando de grabaron escenas de la película del director Alfonso Cuarón “Y tu mamá también”, todos los espectadores se enamoraron al instante de esa mágica playa en la Bahía de Cacaluta “(ave negra en zapoteco”). Y es que la peculiar forma de corazón de su playa encandila a cualquier viajero. Un notable islote protege el arenal, frenando el desgaste en el punto central, y posibilitando que se mantenga el pico de arena que crea la forma de corazón. Además de la playa de Cacaluta y hay otra pequeña cala conocida como Playa Arroyo. La brisa que recorre las playas es fresca, aliviando el intenso calor de verano en Huatulco.

Playa en Bahía Cacaluta
Playa en Bahía Cacaluta

Hay un sendero que permite llegar a pie a Cacaluta desde la carretera del interior, algo que la mantiene ajena al tráfico y a las construcciones. La laguna con mangle que se forma, llamada “El Zanate”, sirve de refugio a las aves migratorias.

BAHÍA MAGUEY

Ubicada junto a la cercana Bahía Órgano, ambas parecen formar solo una. Bahía Maguey tiene unas dimensiones mayores, cerca de 500 metros de arena en los que encontramos una sucesión de restaurantes de playa donde degustar la gastronomía costeña de Oaxaca. Camarón Gigante es uno de los que tiene los platos más sabrosos, cocinados con gran maestría por su cocinera Fili.

Plato del Restaurante Camarón Gigante en Bahía Maguey
Plato del Restaurante Camarón Gigante en Bahía Maguey

A resguardo del fuerte oleaje, la Bahía Maguey es una de las más tranquilas para bañarse, perfecta para niños y familias que además pueden disfrutar de servicios de comida en las palapas.

Bahía Maguey
Bahía Maguey

BAHÍA ÓRGANO

Denominada así por existir históricamente una mayor densidad de los espigados cactus de órgano, es una playa muy tranquila a la que solo se puede llegar en barco o por un sendero caminando. Aguas cristalinas y turquesas, arena blanca y oleaje tranquilo atraen a la gente que quiere estar relajado y disfrutar de una tremenda paz.

Playa de Bahía Órgano
Playa de Bahía Órgano

BAHÍA SANTA CRUZ

La Bahía Santa Cruz se cierra con forma de herradura ofreciendo un perfecto puerto para las embarcaciones. Allí está la  la dársena o embarcadero tanto de embarcaciones de los pescadores como las que ofrecen las excursiones en botes, catamaranes y yates por las nueve bahías de Huatulco, así como los cruceros.

Embarcadero de cruceros en Bahía Santa Cruz
Embarcadero de cruceros en Bahía Santa Cruz

En uno de los lados del espigón está la playa de Santa Cruz, arenal que se llena con locales y foráneos que se alojan en los hoteles de Crucecita.  Su agua cristalina y su tenue oleaje la hacen muy recomendable ideal para nadar con niños.

Al otro lado de la bahía hay otras playas más pequeñas como Fandango, Pescadores y Playa el Paraíso, mientras que camino al promontorio del faro están las de Yerbabuena , Violín, la Entrega y los Compas.

BAHÍA CHAHUÉ

Continuando la costa de la Bahía de Santa Cruz, Bahía Chahué sirve de marina para yates recreativos, además de albergar un  club de playa, discotecas, bares y  restaurantes. Chahué viene del zapoteco y significa “tierra fértil” o “tierra húmeda” y es sede del tradicional festival “Música por la tierra” y podemos encontrar tres playas: El Tejón, La
Esperanza y Chahué.

BAHÍA TANGOLUNDA

Tangolunda fue la Bahía sobre la que se asentó uno de los proyectos de crecimiento turístico más grande. Allí se ubican varios hoteles cinco estrellas y el campo de golf hacia el interior, siendo uno de los destinos típicos de vacaciones familiares.

En lengua zapoteca Tangolunda significa “mujer bonita” y a lo largo de la bahía se suceden cinco playas de oleaje moderado: Playa Ventura, Playa Manzanillo, Playa Tornillo, Playa Tangolunda y Rincón Sabroso en las que practicar deportes náuticos como kayak, buceo, motos acuáticas, o vela. Otro de los grandes alicientes es el sensacional campo de golf con 18 hoyos.

BAHÍA CONEJOS

La última de las nueve Bahías de Huatulco situada al sureste es Bahía Conejos. Con sus cuatro playas: Punta Arena, Conejos, Magueyito y Tejoncito, Bahía Conejos parece sacada de una postal, con el intenso color de la vegetación, el mar y la arena dorada.

Bahía Conejos, una de las nueve bahías de Huatulco
Bahía Conejos, una de las nueve bahías de Huatulco

Crucecita

El pequeño pueblo costero de Santa Cruz de Huatulco se compone de diferentes zonas. Por un lado el área del puerto, donde además de la salida de barcos está la Playa de Santa Cruz y algunos alojamientos y Clubs de Hotel. Hacia el sureste se suceden dos Bahías convertidas en zonas de resorts, como son Tangolunda y Bahía Conejos. Mientras que hacia el interior un corredor nos conduce al pueblo, donde están las áreas comerciales, restaurantes y bares cerca del Zócalo. También encontraremos muchas tiendas de artesanías para conocer la elaboración de telas, así como degustar café, chocolate y mezcales de Oaxaca.

Elaboración de prendas en uno de los telares artesanales de Huatulco
Elaboración de prendas en uno de los telares artesanales de Huatulco

Aún siendo una población pequeña, en la Crucecita podemos recorrer su centro conociendo rincones peculiares como la iglesia en honor a la Virgen de Guadalupe, la patrona de los Mexicanos. Situada frente al parque central, en el interior de la iglesia la pintura de la virgen de Guadalupe cubre el techo de la nave central. Es obra del artista Mexicano José del Signo, y la representación de Guadalupe es la más grande del mundo.

Fresco de la Virgen de Guadalupe
Fresco de la Virgen de Guadalupe

Junto al puerto, en el parque presidido por el quiosco, podemos disfrutar del Café Huatulco, que nos trae desde la alturas los mejores cafés de Oaxaca. A su alrededor se desarrollan los domingos el mercado orgánico, al que acuden productores locales de frutas, verduras y artesanías.  El mercado promueve la agricultura ecológica tradicional, y las mujeres de comunidades zapotecas traen sus productos formando un tejido de consumo kilómetro cero que se agradece en estos tiempos de globalización.

Mercado orgánico de Huatulco
Mercado orgánico de Huatulco

La plaza de Santa Cruz funciona de igual manera como centro de reunión, charla y debate de sus habitantes, sean locales o extranjeros residentes en las Bahías. La gente se saluda efusivamente e invita a los contertulios a sentarse y compartir un café, un mezcal o alguno de los manjares que podemos comprar en el Mercado Orgánico.

Productos en el mercado orgánico de Huatulco
Productos en el mercado orgánico de Huatulco

Muy cerca de la playa, pasa algo desapercibida la capilla de Santa Cruz. El templo data del siglo XVIII, bajo la advocación del señor de las Misericordias, y se custodia una cruz pequeña elaborada según la leyenda con una astilla de la Santa Cruz original. Las campanas y un retrato al óleo de la virgen de la Inmaculada Concepción patrona del pueblo son de época colonial.

Miradores

Los miradores ubicados en las colinas que rodean Crucecita nos permiten disfrutar de una fotografía perfecta para ver la población costera. El relieve de pequeñas colinas asomadas como balcones al mar es muy sugerente y desde cada mirador obtendremos una panorámica diferente. Por ejemplo, desde el Mirador la Bocana se observa la desembocadura del río Copalita, y aunque no seamos capaces de traspasar la vegetación, en una de las colinas están las ruinas de la zona arqueológica Bocana del Río Copalita, con ruinas que datan del año 900 A .C. a 1000 D.C., y entre las que sorprende el Juego de Pelota.

Desembocadura del río Copalita en la playa
Desembocadura del río Copalita en la playa

Desde el Mirador Tangolunda la vista panorámica de la bahía del mismo nombre es muy relajante, siendo complementario al mirador Huatulco que se encuentra a más altura sobre la misma bahía, en el boulevard Benito Juárez, y es uno de los más fotografiados al contar con el cartel con las letras de Huatulco.

Mirador con vistas del puerto de Crucecita
Mirador con vistas del puerto de Crucecita

Camino de Crucecita hay otro mirador junto a la dársena de yates de Bahía Chahue, y pasado el puerto con dirección al norte están otros miradores sorprendentes como el Mirador de Santa Cruz con vistas del puerto, el faro, el Violín, el mirador Piedra Tigre y por último el de San Agustín. Aunque al atardecer el sol no haga su puesta sobre el horizonte del mar, los colores rojizos de la costa invitan a ver los últimos rayos solares.

Puesta de sol al atardecer desde el mirador del faro
Puesta de sol al atardecer desde el mirador del faro

Todos los miradores han sido acondicionados en lugares panorámicos para llegar en coche y enriquecer los ojos con las vistas que ofrecen. Si contamos con coche de alquiler podemos recorrerlas por nuestro lado, y si no podemos optar por tours organizados que nos transportan de uno a otro, contando curiosidades e historias locales.

Excursiones en barco por las Bahías de Huatulco

Desde el puerto de la crucecita salen cada día los barcos que recorren las bahías de Huatulco. Embarcaciones de diverso calado se dirigen a las playas para que disfrutemos de la inconmensurable belleza de su costa. Los agrestes acantilados van mostrando sus calas y playas como si fuesen tesoros envueltos, y a menudo delfines, pelícanos y mantarrayas acompañan la travesía.

Excursión en barco por las Bahías de Huatulco
Excursión en barco por las Bahías de Huatulco

El mar golpea la franja costera puliendo la roca, y dando lugar a formaciones curiosas como el “bufadero” que expulsa agua con un enérgico chorro, o la “cara de piedra” cerca de la Bahía Órgano, que asemeja un rostro ajado por el tiempo, pero nunca hastiado de contar las olas que le besan sus mejillas.

Bufadero Huatulco
Bufadero y Cara de Piedra en la costa de Bahías de Huatulco

Sabores de Oaxaca, café y cacao

Según ascendemos camino de los pueblos de la Sierra Madre Sur uno se percata de lo cerca y lejos que están. Los caminos de terracería, poco a poco sustituidos por carreteras más resistentes a los corrimientos causados por la lluvia, permiten que el tránsito bidireccional conecte las zonas de altura con la costa.

Fincas cafeteras

Oaxaca es uno de los productores de café más reconocidos, y la variedad conocida como pluma es una de las más prestigiosas. El nombre lo hereda del municipio de Pluma Hidalgo, que goza de una topografía apta para las plantaciones, altura, clima y la brisa del océano Pacífico que suman un conjunto de condicionantes idóneos para el cultivo de café.

Finca Cafetera La Gloria
Finca Cafetera La Gloria

La altitud de las montañas, que va de los 500 a los mil 500 metros sobre el nivel del mar, marca la calidad del café. El de baja calidad se obtiene en niveles por debajo de los 500 metros de altura, frente al café prima grabado -entre 850 metros a mil metros- y el más apreciado café de altura cultivado a partir de los mil metros. La altura aporta mayor acidez, reduciendo el aroma.

Más accesibles son las colinas que vigilan el cauce del río Copalita. A ellas se puede acudir para conocer la explotación cafetera de Finca La Gloria, y de paso disfrutar de las maravillosas Cascadas de Llano Grande.

Cascadas de Llano Grande

Muy cerca de la Finca cafetera La Gloria está el conjunto de pozas y cascadas de Llano Grande.  Una sucesión de pozas naturales discurren suavemente entre la vegetación. El colorido y claridad de sus aguas es tal que uno se quedaría todo el día sumergido. Remontamos el río encontrando columpios naturales formados por lianas, pequeñas piscinas que parecen bañeras de hidromasaje, y cascadas en la que el agua que se precipita nos acaricia.

Cascadas de Llano Grande
Cascadas de Llano Grande

En el camino nos acompaña Pilar, una mujer que atesora una sabiduría completísima sobre la naturaleza en la que creció. La población local preserva un conocimiento medicinal enorme, y su dominio de las propiedades herbales es fascinante. Tras el baño en las pozas podemos probar los beneficios de la tradicional mascarilla de arcilla exfoliante (barro mineralizado), que la población local utiliza para el cuidado de la piel.

Tras el baño regresamos a la finca para recuperar fuerzas, y de paso hacer una cata de chocolate, café y los diferentes mezcales que producen.

Mezcal artesanal de Oaxaca
Mezcal artesanal de Oaxaca

Clima

Si algo define el tiempo de las Bahías de Huatulco es su eterno verano. El clima es cálido subhúmedo, con una temperatura media anual de 28 °C, siendo la más baja de 18 °C en invierno y la máxima de 38 °C a finales de la primavera y durante el verano. Durante casi todo el año el sol despejado prevalece,  con una humedad relativa de 84%. La  época de lluvia y posibles huracanes es de Mayo a Noviembre, por lo que Bahías de Huatulco es un destino perfecto para desestacionalizar el turismo de verano.

Gastronomía de Huatulco

El estado de Oaxaca tiene una gastronomía excelsa. Nosotros disfrutamos de muchos platillos en otro viaje a la capital, pero durante nuestra ruta por Bahías de Huatulco hemos enriquecido la gama de sabores con recetas de pescado y marisco. En los restaurantes de la costa nunca faltan camarones, langosta y pulpo, además de mole negro, mole rojo, el verde, o el característico mole amarillo de Oaxaca. Tampoco te pierdas sus tlayudas y tamales, dos de sus platillos imprescindibles. Todo ello sin mencionar los ya citados cafés, chocolates y mezcal.

Que hacer en Huatulco con niños

Los niños no se aburren de las playas, pero un par de actividades familiares recomendadas son la visita al Yeé Lo Beé Mariposario Huatulco, las excursiones al Centro y Museo Mexicano De La Tortuga  en Mazunte, o montar a caballo en el Rancho Tangolunda.

¿Cómo llegar a Bahías de Huatulco?

Se puede llegar por tierra, mar y aire al precioso destino de la costa de Oaxaca. Te mostramos las diferentes opciones de transporte para tus vacaciones en Bahías de Huatulco.

En avión

El Aeropuerto Internacional de Bahías de Huatulco recibe vuelos nacionales de diferentes partes de México, entre ellos Ciudad de México y Monterrey, además de conexiones con Canadá y Estados Unidos. La cercanía con la Crucecita y los complejos de hoteles (apenas 15-30 minutos con la población) permite recibir a los viajeros. El aeropuerto se encuentra en la carretera Costera Pinotepa Salina Cruz Km. 237, El Zapote, 70980 Santa María Huatulco, Oaxaca, y es además un ejercicio de integración arquitectónica con el medio realmente fabuloso.

En coche

Además del avión, el coche es otra opción habitual para llegar a Bahías de Huatulco. Desde la ciudad de Oaxaca, actualmente -y a expensas de que se finalice la carretera que reducirá el tiempo a unas 3-4 horas-, se tardan entre 7 y 8 horas (distancia de 292 km), atravesando la Sierra Madre por una carretera de bastantes curvas, pero que por otro lado permite conocer el paisaje de cultivo del cacao y el café.

Si llegamos desde Puerto Escondido, son unas dos horas las necesarias para cubrir los 115 km que hay entre las dos poblaciones, siguiendo la Carretera Federal No. 200.

En barco

Los cruceros atracan en el muelle de la Bahía Santa Cruz, a lo largo de un espigón hundido en las aguas turquesas.

Alojamiento en Bahías de Huatulco

A lo largo de la costa de Bahías de Huatulco encontramos una gran variedad de hoteles donde disfrutar de unas vacaciones placenteras. Algunos de ellos son de categoría 4 o 5 estrellas con régimen de todo incluido, mientras que en Santa Cruz hay opciones más económicas en apartamentos, hostales y pequeñas villas.

Secrets Huatulco Resort & Spa
Secrets Huatulco Resort & Spa

Secrets Huatulco Resort & Spa

El Secrets Huatulco Resort & Spa se encuentra en Bahía Conejos y es uno de los complejos todo incluido más cautivadores por su localización. Dispone de 399 lujosas habitaciones y suites, todas ellas equipadas con una cama King (o dos camas dobles), hidromasaje para dos, terraza o balcón privado con vistas a la playa de Bahía Conejos. El concepto del Dreams es el de un hotel de cinco estrellas solo para adultos.

Hotel Secrets Huatulco Resort & Spa
Hotel Secrets Huatulco Resort & Spa

Barceló Huatulco

Barceló Huatulco, es un hotel cuatro estrellas todo incluido enclavado en la Bahía de Tangolunda. Con sus 351 habitaciones, proporciona servicios de atención Premium Level a sus huéspedes, y la posibilidad de comer y cenar en sus cinco restaurantes -divididos en 2 buffet y 3 variedades a la carta-. Además, para toda la familia, dispone de un parque acuático, pistas de tenis, kayaks, minigolf, zonas infantiles, teatro para espectáculos y salones para eventos con capacidad para más de 1.000 personas.

Hotel Dreams Huatulco
Hotel Dreams Huatulco

Hotel Binniguenda

El Hotel Binniguenda, se halla en la Bahía de Santa Cruz, siendo uno de los primeros alojamientos en los inicios de Huatulco como destino turístico. Dispone de 107 habitaciones, 3 restaurantes y áreas de esparcimiento y relax con un concepto All Inclusive.

Hotel Binniguenda Huatulco
Hotel Binniguenda Huatulco

El Nirú Beach Club junto a la playa, ofrece unas sensacionales vistas panorámicas de la Bahía de Santa Cruz.

Nirú Beach Club junto a la playa de Santa Cruz
Nirú Beach Club junto a la playa de Santa Cruz

Hotel Marina Resort

El Marina Resort es un hotel cuatro estrellas situado en la entrada del puerto de Santa Cruz. Cuenta con suites para una estancia de parejas o familias con niños. A unos minutos está el Bacaanda Beach Club Huatulco, un espacio agradable para comer y disfrutar de las vistas de la bahía.

Hotel Marina Resort Huatulco
Hotel Marina Resort Huatulco

Hotel Dreams Huatulco Resort & Spa

El Hotel Dreams se focaliza en dar servicio de alojamiento para las familias en sus vacaciones en Huatulco. Niños y adultos disfrutan de los servicios de un hotel cuatro estrellas en un paraje sensacional como es la Bahía de Tangolunda. Al igual que su “hermano“, el hotel Secrets, Dreams ha creado el concepto “Unlimited-Luxury” con una serie de servicios extra para hacer más agradable y despreocupada la estancia en Huatulco.

Hotel Dreams Huatulco
Hotel Dreams arriba / y Hotél Barcelo Huatulco abajo