Estado de Veracruz

El estado de Veracruz tiene una esencia musical, y es que ya sea por la cantidad de intérpretes que han salido de esta tierra, como por los bailes y acordes que se sienten en sus plazas, a los veracruzanos o “jarochos” como se les conoce, se les podría denominar los andaluces mexicanos.

El contacto con el mar y con las influencias rítmicas que llegaron de los esclavos de África y de los colonizadores españoles, ha dejado una huella reconocible en el zapateado del baile huapango, que se puede relacionar con el taconeo del flamenco y el fandango. La canción de la Bamba, célebre a nivel internacional, especialmente por la versión de Richie Valens, puso el punto en el mapa, pero tanto para inmigrantes europeos que encontraron aquí un puerto de entrada en América, como para los buques que van y vienen incesamente al mayor puerto industrial de México, Veracruz no es una desconocida.

Tierra cafetera, sus granos desprenden un aroma que es bien apreciado, y que se mezcla con otros olores intensos como la vainilla de Papantla o los mariscos del mar.

Qué ver en el Estado de Veracruz

Tajín es la referencia arqueológica de Veracruz, con su templo de los nichos, espléndida ejecución arquitectónica de los totonacas, mientras que Cempoala o San Lorenzo, Quiahuiztlan y Tres Zapotes, completan el patrimonio precolombino del estado que ocupaban las tribus olmeca, totonaca y huasteca antes de la llegada de los españoles en 1519.

Yacimiento totonaca de Tajín, al norte del Estado de Veracruz
Yacimiento totonaca de Tajín, al norte del Estado de Veracruz

La ciudad costera homónima es un crisol de todo el estado. Amable y jovial, su gastronomía marinera es un deleite para la boca, y ya sea a través de sus mariscos, sus “bombas” y “lecheros” del histórico Bar La Parroquia no hay duda de que tendremos unas vacaciones gastronómicas de primer orden.

Los atractivos del puerto de Veracruz trascienden el paladar y el paseo por el Malecón nos descubre monumentos como el Faro Venustiano Carranza o el Acuario. Todo ello sin olvidar el ambiente de la Plaza de Armas, la ruta con los tranvías turísticos, o los vestigios coloniales del Baluarte Santiago y de la ciudadela de San Juan de Ulúa, bastión defensivo de piratas, prisión y emblema de la ciudad. Desde Veracruz tenemos a mano Boca de Río y Antigua, asentamiento donde Hernán Cortés fundó el primer campamento del continente americano.

Los Pueblos mágicos de Veracruz han adquirido esta designación gracias a peculiaridades bien marcadas que comienzan en Papantla, cuyos voladores se han convertido en auténtico icono del folclore nacional, con su danza aérea que clama a los dioses por la fertilidad de las cosechas. Otro de ellos es su capital, Jalapa o Xalapa donde podemos conocer un pasado colonial donde la cultura y el amor por la alegría a vivir, ha favorecido una calidad de vida apreciada en la llamada “Atenas verazcruzana”, que cuenta con el prestigioso Museo Antropológico MAX, y la histórica Hacienda del Lancero en sus alrededores.

El lago de Catemaco recibió el sello de pueblo mágico, y el entorno que el naturista y pensador alemán Alexander Humboldt definió como la Suiza de Veracruz ofrece rutas curiosas como la de Tanaxpillo o a la Isla de los Monos, donde los “changos” ululan y casi asustan con su ruidoso movimiento de árbol a árbol y chapuzones en el lago. La reserva de Nanciyaga en el mismo lago de Catemaco y el salto de agua de Eyipantla ponen broche a este entorno.

Coatepec, cerro de las serpientes en nahuatl, tuvo en la industria cafetera un elemento dinamizador de su economía. Hoy en día, más allá de sus excelentes cafés con denominación de origen que llegaron de Cuba a principios del siglo XIX, se ha convertido en un reclamo turístico por sus villas señoriales de época que sirven de escenario para el cine, y por sus jardines de orquídeas que enamoran la vista.

El pueblo mágico de Xico capta al viajero con su delicioso mole, sus paisajes de cafetales cubiertos de niebla y ese aire colonial, tranquilo que nos lleva a la ensoñación.

En la Sierra de Veracruz, en el interior podemos animarnos a descubrir lugares con encanto como Córdoba, la ciudad cafetera por excelencia del estado, y Orizaba, a las faldas del volcán Citlaltépetl (u Orizaba), cuna de la cerveza Moctezuma.

Hacia el sur del estado se van desplegando una cartografía de puntos que brillan con luces intensas, como la de la población sobre el río Papaloapçan de Tlacotalpan, patrimonio cultural de la Humanidad para la Unesco, tierra de carpinteros (y dicen que también del maestro Agustín Lara) y cuyos elementos urbanísticos de la época colonial nos invitan a una parada en nuestra ruta.

Aún más al sur, los Tuxtlas,un territorio al que se le atribuyen elementos mágicos y misticismo dos poblaciones: Santiago Tuxlta, que  posee la cabeza olmeca de mayor tamaño, con un museo que recoge piezas del yacimiento cercano de Tres Zapotes; y San Andrés Tuxtla, producto de puros de gran calidad.

banner_excursiones_veracruz

Además de un litoral surcado por el sistema de arrecifes del Caribe mexicano, la naturaleza del estado de Veracruz se palpa en ecosistemas bien diferenciados, donde resalta tanto el sistema de manglares de la laguna de Mandinga, los rápidos del río de Jalcomulco donde se practica Rafting como en pocos lugares de México.

Como llegar al estado de Veracruz

Veracruz se encuentra en el Golfo de México, al este del país, con frontera con los estados de Tamaulipas, San Luis Potosí, Hidalgo, Puebla, Oaxaca, Chiapas y Tabasco; siendo el territorio con mayor litoral de la República.

Mapa del Estado de Veracruz

Mapa del Estado de Veracruz
Mapa del Estado de Veracruz