Barrio de Coyoacán

Coyoacán es probablemente junto a la Roma y la Condesa, el barrio más conocido de Ciudad de México. Situado en la parte sur de CDMX, el Barrio Mágico de Coyoacán es un lugar imprescindible para nuestra visita a la capital mexicana.

Artistas, graffiteros, tarotistas, organilleros, mimos, o vendedores de esquitesm se mezclan formando un ecosistema vital que el director español Luis Buñuel mostró en una escena de su película ‘La Ilusión Viaja en Tranvía’. Si a eso añadimos algunos de los mejores edificios de estilo colonial, calles empedradas, museos y plazas animadas, abrimos el apetito para conocer Coyoacán.

Graffiti del barrio de Coyoacán
Graffiti del barrio de Coyoacán

En su día municipio independiente, el crecimiento de Ciudad de México absorbió sin piedad Coyoacán, y sin embargo aún se respira cierto aire particular gracias a su personalidad. La Delegación de Coyoacán tiene un tamaño considerable, con los “límites” teóricos del Estadio Azteca al sur, la Universidad Nacional Autónoma al oeste, el Museo Casa de Frida Kalho al Norte y el Canal Nacional al este.

Se tiende a relacionar y circunscribir a Coyoacán con su corazón vital, la Plaza Hidalgo y los espacios que la rodean. En Coyoacán encontramos algunos de los lugares que con los años se han hecho más famosos de Ciudad de México como la Casa Museo de Frida Kalho. Del mismo modo otros rincones son célebres gracias a las generaciones de mexicanos que visitan el mercado de Coyoacán, el Café Jarocho, la Cantina Guadalupana, el Mercado de Artesanías o la Cineteca.

Coyoacán se ha convertido con los años en un refugio para locales y turistas- Este oasis permite callejear sin preocupaciones de seguridad. Venir a Coyoacán es una actividad típica del fin de semana para grupos de familias y amigos que buscan disfrutar de la música en la calle, de la comida de sus excelentes restaurantes y de la artesanía con sus puestos.

Breve historia de Coyoacán

El nombre de Coyoacán quiere decir en lengua indígena Náhuatl “lugar de coyotes”  o “lugar que poseen los coyotes”, y por eso vemos representaciones en fuentes de estos animales. El área parece que fue ya habitado desde el siglo XI a.C como atestiguan restos cerámicos, aunque no fue hasta los siglos VII y XII d.C. cuando se acuña el topónimo coyoacanense. Antes de la llegada de los españoles a México Coyoacán era un tlahtocáyotl o señorío tepaneca con una extensión mayor que la actual delegación.

Tras la caída de México-Tenochtitlan, Hernán Cortés construyó su casa en Coyoacán, siendo la población la primera sede del gobierno de la Nueva España en 1521. Pasados varios siglos, después de la independencia de México y la Batalla de Churubusco contra Estados Unidos en el siglo XIX, Coyoacán se convirtió en un barrio de clases acomodadas a principios del siglo XX durante el Porfiriato. En ese momento se construyen numerosas villas residenciales en las calles aledañas a la Parroquia de San Juan Bautista. Numerosos artistas e intelectuales como Frida Kalho, el pintor José Chávez Morado, el muralista David Alfaro Siqueiros, o León Trotsky – entre otros muchos- establecieron su residencia en Coyoacán. Ya en la década de 1980 se acondiciona el espacio de los Jardines Hidalgo y Centenario donde encontramos La fuente de los Coyotes, obra  de Gabriel Ponzanelli.

Mapa de los monumentos principales de la delegación de Coyoacán
Mapa de los monumentos principales de la delegación de Coyoacán

QUÉ VER EN COYOACÁN

Más que preguntarse qué hacer y qué hacer en Coyoacán hay que simplemente disfrutar paseando por sus calles, atentos a descubrir un ambiente apacible y participativo donde siempre hay algún evento que congrega a los transeúntes. Bien es cierto que si solo contamos con un día son imprescindibles el Museo de Frida Kalho o el de Culturas Populares, pero si repetimos la visita hay que apuntar el Museo de las Intervenciones, los Viveros de Coyoacán, la Casa Museo de León Trotsky, el Museo de la Acuarela, la Fonoteca Nacional, o la Cineteca Nacional de México que al otro lado de la Avenida Río Churubusco se sale del barrio.

Plaza Hidalgo

La preciosa plaza ajardinada de Hidalgo es sin duda el corazón de Coyoacán. Durante las décadas 30, 40 y 50 el cine centenario presidía las tardes y noches de la actividad cultural. Aquí convergen la antigua casa de Hernán Cortes (reconvertida en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento de Coyoacán ), el Mercado de artesanías y la Parroquia de San Juan Bautista. Desde aquí parte el itinerario del colorido Tranvía de Coyoacán.

Jardín del Centenario

Cruzando la calle está otro área verde llamado Parque del Centenario, lugar clásico de fotografía junto a la fuente de los coyotes, donde se concentran un buen puñado de restaurantes, mezcalerías y bares para tomar chelas y tequila. El Jardín del Centenario es conocido a menudo como el Centro de Coyoacán, ya que podría considerarse el km 0 de este barrio.

Templo de San Juan Bautista

Junto a la plaza Hidalgo (antiguo terreno de la iglesia usado como huerto por los monjes) se alza el templo más relevante de Coyoacán, la parroquia de San Juan Bautista. Construida por los franciscanos entre 1522 y 1552, fue Hernán Cortés quién donó el terreno a la iglesia, elemento de conquista social, religiosa y económica del nuevo Virreinato. Este antiguo monasterio es un lugar frecuente para eventos y bodas, y podemos entrar a ver la iglesia principal.

Mercado de Coyoacán

Desde Plaza Hidalgo seguimos la calle Ignacio Allende para en un par de manzanas alcanzar el mercado de Coyoacán. En su interior hay puestos de comida, tiendas de productos mexicanos y pequeños comercios para saborear los antojitos mexicanos. Al mercado acuden tanto los habitantes de Coyoacán para hacer su compra diaria como turistas que encuentran desde ropa, fruta, carne, flores, disfraces, juguetes, máscaras de luchadores mientras sacamos fotos y picamos. El pasillo de la comida abre el apetito con sus tradicionales tostadas, quesadillas, enchiladas y sus platos de mariscos, como camarón y pulpo.

Casa Museo Frida Kalho

La Casa donde vivió Frida Kalho reúne una cola inmensa cada día para visitar la morada donde habitó la pintora mexicana más internacional e icono de un estilo tan peculiar como universal. La Casa Azul, como se la conoce popularmente, muestra una colección de objetos personales y pinturas de Frida. Se recorre el comedor, cuyo suelo de madera amarillo fue una petición expresa de Kalho; la habitación de Diego Rivera; la cocina – espacio tan relevante en el imaginario de Frida-; su estudio, con su silla de ruedas y el caballete regalo del millonario Nelson Rockefeller. Objetos personales de la pintora como vestidos, su cama, espejos, muebles, pinceles y pinturas, las prótesis de pierna y los corsés que aparecen en sus desgarradores cuadros, son parte del material expuesto. Conviene llegar pronto para ahorrarse las colas y tener en cuenta que si queremos sacar fotos deberemos pagar un extra.

Casa de Frida Kalho en Coyoacán
Casa de Frida Kalho en Coyoacán

Casa de Trotsky

Amigo de Frida Kalho y de Diego Rivera, León Trotsky vivió en Ciudad de México exiliado de Rusia. En su casa, hoy museo, conoceremos su figura, y cómo acaeció su muerte cuando el anarquista Ramón Mercader le asesinó con un piolet.

Mercado de artesanías

El mercado de artesanías de Coyoacán es un lugar perfecto para conocer algunas de las artes tradicionales mexicanas. Podemos encontrar prácticamente artesanías de todas las regiones y estados de México, desde huipiles, alebrijes, talavera de Puebla, rebozos, árboles de la vida, sarapes, platería, barro negro, cajitas de Olinala, arte huichol o juguetes de madera. Los precios son algo más caros que en otros mercados, pero a cambio el lugar es tranquilo y seguro. Los fines de semana es cuando está más animado, y el resto de la semana es menos visitado y mejor para hacer compras.

Museo Nacional de las Culturas Populares

El pintoresco Museo Nacional de las Culturas Populares permite acercarnos con sus exposiciones a las tradiciones prehispánicas y el fruto del mestizaje de la conquista española fusionada. Hay un área de salas permanentes y otras que varían a lo largo del año con eventos temporales con temática por ejemplo del día de Muertos, cosmogonía indígena, artes plásticas del mestizaje, o religiosidad de diferentes regiones de México.

Fonoteca Nacional

Uno de los lugares menos conocidos de Coyoacán es la Fonoteca Nacional, refugio de los “sonidos de México”. La  Casa Alvarado, antigua residencia del premio Nóbel Octavio Paz y del poeta Salvador Novo, es un archivo histórico del Patrimonio sonoro. Música, canciones, documentos históricos y antropológicos componen parte de los  350 mil audios, fondos de un lugar distinto ,cuyo “Jardín Sonoro” es por su tranquilidad un “claustro” ideal para leer un libro.

Fonoteca Nacional en el barrio de Coyoacán
Fonoteca Nacional en el barrio de Coyoacán

Capilla de San Antonio de Padua

Muy cerca de la Fonoteca Nacional, siguiendo por la calle empedrada de Francisco Sosa, está la sencilla capilla de San Antonio, antiguo oratorio del siglo XVII que inicialmente estaba rodeado por huertas y que ha sobrevivido.

Viveros de Coyoacán

El pulmón verde del barrio son los Viveros de Coyoacán. Sin duda es uno de los mejores lugares para correr y hacer deporte en Ciudad de México, sin miedo a asaltos, y en un ambiente donde abundan los deportistas. En una de las esquinas está el vivero de plantas que da nombre al recinto. Aquí encontramos flores y plantas muy variadas, que se venden para adornar las casas y regalar en ocasiones especiales. Cuando se acerca Navidad el color lo ponen las Nochebuenas, unas plantas preciosas de hojas rojas que están siempre presentes en las casas de México durante las fiestas navideñas. En los viveros también se encargan de germinar las semillas para que una vez crecidas las plantas sirvan para reforestar los parques y espacios verdes de Ciudad de México, un trabajo que no se se acaba nunca en esta gigantesca mancha urbana.

En los Viveros podemos soltar libremente a los niños para que se desfoguen, mientras los adultos participamos en clases de yoga, Zumba o Tai Chi, a la sombra de árboles como ahuehuetes, liquidámbar, encinos, fresnos y pinos.

Callejones con encanto

Coyoacán conserva en algunas calles su aspecto típico colonial, con calles empedradas resistiendo al devorador asfalto, y que al mismo tiempo se conservan mejor que las “modernas” carreteras con mil baches. Una de las más bellas es Francisco Sosa, desde donde parten pequeños callejones. Un edificio solariego y destacado es la  ‘Casa del Sol’, donde se afirma que Venustiano Carranza redactó una parte de la Constitución Política Mexicana de 1917. Destaca también la Casa de Cultura Reyes Heroles, con  esculturas en bronces de Frida Kahlo y Diego Riviera y murales con temática de la Independencia de México. Practicamente al otro lado de la casa de cultura está el Callejón del Aguacate, famoso por la leyenda de un enamorado no correspondido.

Al final de Francisco Sosa se llega al Jardín del Centenario de nuevo y si se atraviesa y se toma la calle Higuera pasamos por delante de la Casa Colorada de Malinche. Dicen que la mandó construir Hernán Cortés para su amante indígena. A unos pasos la  Plaza de la Conchita alberga la primera capilla cristiana de Mexico. Para completar la ruta se alcanza el parque anexo de Frida Kahlo, con estatuas de la artista mexicana y de Diego Rivera.

Parque Masayoshi Ohira

Otro de los parques especiales de Coyoacán es el Masayoshi Ohira, que nos traslada a Japón con sus reminiscencias orientales. La pagoda, los jardines con canales y el puente que lo cruza parecen sacados del país nipón. Se encuentra junto al Churubusco Country Club y tras la remodelación de 2015 ha recuperado su aspecto original, cuando sirvió para grabar escenas de la película El señor fotógrafo, de Cantinflas. También conocido como Parque de la Pagoda, el Masayoshi Ohira recibe el nombre del primer ministro de Japón de 1968 a 1969, que fue el primero en visitar México.

CENART – Centro Nacional de las Artes

Cerca de los jardines Masayoshi Ohira  está el  Centro Nacional de las Artes, gigantesco área dedicado a las artes escénicas, donde hay sesiones de danza, teatro, música o pintura, además de varias salas de cine.

Universidad Nacional Autónoma de México

La Universidad Nacional Autónoma de México es la más grande de América Latina, y en su campus podemos asombrarnos con edificios decorados por murales de Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, Juan O’Gorman . Del mismo modo el estadio de la UNAM donde juegan actualmente los Pumas fue reacondicionado para los Juegos Olímpicos celebrados en México en 1968, y su visita ya sea durante un partido o solo para ver el interior es una experiencia recomendable.

Dentro del recinto universitario encontramos otros museos muy atractivos como el Universum (Museo de las Ciencias) o el MUAC (Museo Universitario Arte Contemporáneo). Por otro lado si estamos en las fechas de finales de octubre no hay que perderse la Ofrenda del Día de los Muertos en la explanada de Ciudad Universitaria. Otro consejo es ir a conocer el espacio escultórico, formado por una integración artística del paisaje volcánico de Los Pedregales.

Museo Anahuacalli

Al norte del Estadio Azteca está el El Museo Anahuacalli, uno de los más prestigiosos de Coyoacán. La razón es que reúne más de 50 mil piezas de origen prehispánico que el artista Diego Rivera, fruto de la colección que hizo a lo largo de su vida.

Museo de las intervenciones

Después de su independencia México vivió varias guerras y conflictos ante los anhelos de control y posesión territorial por parte de franceses y estadounidenses. El Museo de las intervenciones nos permite conocer la historia de México en los siglos XIX y XX.

Museo del Automóvil

Más alejado del centro de Coyoacán está el asombroso museo del automóvil, cuya colección de coches clásicos es sin duda merecedora de unas horas de visita.

El Estadio Azteca

Aunque no seamos forofos del fútbol, el inmenso estadio Azteca es fascinante. Aquí se jugaron los partidos del Mundial México 86 y si tenemos ocasión de ver un encuentro del equipo de fútbol local de América, podremos entender lo mastodóntico que es.

Coyoacán para niños

Además de los parques y espectáculos callejeros que se montan de imprevisto en las calles, en Coyoacán es posible entretener a los niños con los dulces y helados, o mejor aún combinándolo con las obras teatrales de la Titería o Casa de las Marionetas, ubicada en una antigua casona. Los niños no pestañean con los talleres y funciones que llevan a cabo.

El recorrido en Tranvía clásico por Coyoacán es otra actividad perfecta para niños y grandes. Recorre los lugares imprescindibles del barrio, contando las leyendas e historias más sorprendentes.

Y mucho más qué hacer en Coyoacán

Las opciones para seguir conociendo rincones de Coyoacán no terminan aquí. De hecho si extendemos más nuestra estancia en Ciudad de México podemos acudir al  taller Experimental de Cerámica para aprender sobre la técnica y arte de este oficio. Para los que aprecian la arquitectura y los libros una recomendación es el Centro Cultural Elena Garro. Y si lo nuestro es el cine podemos pasar tardes interminables con los ciclos de películas de la Cineteca Nacional.

El repertorio de museos lo completan el Museo Nacional de la Acuarela “Alfredo Guati Rojo”, el Museo del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos (Tlalpan), la Monumental Casa de Emilio El Indio Fernández, el Museo de Zoología, junto a lugares para apreciar las plantas como el Jardín Botánico IB-UNAM y el Herbario Nacional de México.

DONDE COMER EN EL BARRIO DE COYOACÁN

Son tantas las propuestas para comer, cenar, tomar cafés, chocolates con churros, helados, tacos, tequila, mezcal, cerveza artesana, etc… que cuesta recomendar restaurantes, cafeterías, mezcalerías o heladerías. Aún así algunos de los más clásicos o mejores son por ejemplo la la Barraca Valenciana con sus tortas gallegas (pan con bacalao) y una cerveza “Espantapájaros”;  el tradicional Café Jarocho de la Calle Allende, la cafetería veracruzana Hêrmann-Thômas Coffee Masters con su estilo retro para cafés excelentes; el Mercado de Antojitos para picotear tacos, quesadillas, sopes, tacos, pambazos y por supuesto pozole ; la cantina La Coyoacana; el Jardín del Pulpo en el Mercado de Coyoacán para elegir mariscos que hacen la boca agua; las hamburguesas del Merendero con su estilo años 50 de Estados Unidos; el Restaurante Corazón de Maguey para una cena de pareja y una copa de mezcal; la famosa cantina-restaurante La Guadalupana -abierta en 1932, junto al clásico bar-cervecería La Puerta del Sol o los Helados Siberia, los más célebres de Coyoacán; el Restaurante Esquina de los Milagros que combina tradición e innovación; unas copa es en el Bar Osil Coyoacán. Y para salir un poco la cantina La Coyoacana que también tiene una excelente torta de cochinita pibil; y los Danzantes, embajadores de la comida mexicana contemporánea y del mezcal de Oaxacca. Para Chelas (cervezas) Júpiter Cervecería, con cervezas artesanas y de importación.

Aún hay hambre? Apunta el Café Kowloon, el Restaurante Bar Kofetárica, el Hijo del Cuervo,  los Churros de la Estación, y las paletas de La Catrina, amén de los tacos de El Paisa, el atole del merendero Las Lupitas y las pizzas de El Centenario.

CÓMO LLEGAR Y MOVERSE POR  COYOACÁN

Para llegar a Coyoacán puedes tomar la linea 3 (verde) del turibus, con paradas en el Jardín Centenario, la Plaza Hidalgo y en el Museo de Frida. Si vas en metro, bájate en la estación de Coyoacán o Viveros de la Línea 3. Como siempre recomiendo, Uber es una fantástica opción para desplazarse por la Ciudad de Mexico. El precio del trayecto varia en función del trafico pero es económico, bastante más que los taxis.

TOURS Y EXCURSIONES ORGANIZADAS A COYOACÁN

La mayoría de los tours por Ciudad de México incluyen un paso por el barrio de Coyoacán, al que suelen añadir una visita a Xochimilco para montar en las trajineras para surcar los canales.

MAPA DE COYOACÁN