Antiguo Convento San Ildefonso

Las paredes del Antiguo Colegio de San Ildefonso custodian una densa historia que de forma continuada nos permite revivir la Historia de Ciudad de México desde la llegada de los españoles a Tenotchitlán hasta nuestros días.

Antiguo Colegio de San ildefonso
Antiguo Colegio de San ildefonso

Hoy en día es uno de los espacios culturales más importantes de la capital mexicana, con exposiciones temporales de arte, historia o arqueología llegadas de todo el Mundo, y con la posibilidad de conocer un valioso patrimonio arquitectónico y artístico, donde se gestaron las primeras obras del Muralismo.

El edificio colonial de estilo barroco está formado por tres patios que articulan el conjunto barroco del siglo XVIII. Posteriormente en una nueva fase constructiva se añadieron nuevos espacios en el primer tercio del siglo XX.

La fundación fue promovida por la Orden de los Jesuitas que en 1588 instituyeron el seminario de la formación religiosa. En 1618 el monarca español Felipe III les otorga el Patronato real por el cual nace el Colegio de San Ildefonso, si bien el edificio actual es fruto de una remodelación más tardía, ya entrados en el siglo XVIII.

La expulsión de los jesuitas en 1767 devengó en una reutilización del espacio como cuartel (1769-1772), y posteriormente como aula de diferentes estudios como Medicina o Derecho. Franceses y estadounidenses también lo emplearon como cuartel para las tropas en las sendas invasiones de territorio mexicano.

Durante el Gobierno de Benito Juárez se procede a fundar la  Escuela Nacional Preparatoria en 1867 que tendrá su sede en el Colegio de San Ildefonso, por la que pasarán ilustres estudiantes como por ejemplo Frida Kalho, Octavio Paz, o Miguel Alemán entre muchos otros.

Durante el periodo efervescente de las revoluciones sociales del 68, San Ildefonso fue un baluarte contra la represión, y aquí se atrincheraron los estudiantes que protestaban. La puerta del Antiguo Colegio fue asaltada y dañada por la policia, fomentando el levantamiento estudiantil que fue duramente reprimido.

Los daños causados por el terremoto de 1985 clausuraron el espacio, y la preparatoria se mudo de aquí.La restauración de 1991-92 significó un impulso contundente para revalorizarlo y destinarlo a exposiciones temporales.

Visita al Colegio de San Ildefonso

Durante la visita guiada podemos conocer tanto las exposiciones como el patrimonio arquitectónico del Antiguo Colegio de San Ildefonos, que se divide en varios espacios articulados por los tres parios Chico, de Pasantes y Grande.

El Salón del Generalito

Con su aire de solemnidad el Salon de Actos del  Colegio Jesuíta alberga la impresionante sillería de madera labrada (caoba y cedro) que perteneció al templo de San Agustín, obra de Salvador de Ocampo, y uno auténtica joya barroca. Las Leyes de Reforma hicieron que se desarmase y por fortuna custodiase, hasta que en 1890 fue traída al Generalito. En uno de los extremos la Catedra original del Colegio, cuyo recargado trabajo muestra simbología religiosa rematado por una concha de talla.

Su diminutivo de Generalito atendía a la razón de diferenciarlo del Salón General de La Universidad Pontificia de México, de mayor rango. Es el único espacio del Colegio de San Ildefonso donde no se puedan tomar fotografías.

El Anfiteatro Simón Bolivar y la Creación de Diego Rivera

Cuando el siglo XX daba comienzo se empezó a gestar un proyecto que preveía añadir un edificio anexo a la Escuela Nacional Preparatoria para alzar un auditorio que permitiera dar aforo a los estudiantes que iban aumentando. Coincidiendo con el centenario de la Independencia se inauguró en 1910, pero la llegada de la Revolución dejó en pausa su uso y retoques, que no quedarían finalizados hasta 1931. Antes, en 1922 fue el encargado de decorar el escenario con su primera obra mural, a la postre iniciadora de una corriente que durante las sucesivas décadas cuajaría entre numerosos artistas mexicanos. La iniciativa de arte mural partía de José de Vasconcelos, Secretario de Educación Pública y hombre sensible a la capacidad del arte para educar y llegar a las capas de la sociedad más pobres o analfabetas.

De este modo San Ildefonso se convirtió en cuna del muralismo, con obras de Jean Charlot “Masacre en el Templo Mayor”, Fernando Leal “La Fiesta dle Señor de Chalma”, Siqueiros que pintó “El Llamado a la Libertad”, “Los mitos”, “Los elementos” o el “Entierro del obrero sacrificado”, Fermín Revueltas con su “Alegoría de la Virgen de Guadalupe” o Ramón Alva de la Canal con “El desembarco de los españoles”. Algo más tarde, a partir de 1923 Clemente Orozco contribuyó a la decoración con murales en los tres niveles del patio principal, y finalmente de 1930 hasta 1942 Fernando Leal remató el conjunto muralista con varias obras llamadas “Epopeya Bolivariana” en el Vestíbulo del Anfiteatro. Las críticas de este grupo artístico hacia la autoridad, y defendiendo valores universales como la libertad siguen aún vigentes.

Información del Antiguo Colegio de San Ildefonso

El horario de visita es de miércoles a domingo de 10h. a 18h, mientras los martes abre hasta las 20h. El martes la entrada es gratuita mientras el resto de días el precio es de 45 pesos (enero 2017). Menores de 12, adultos  que se acrediten con la INAPAM entran gratis y los estudiantes y maestros tienen un descuento de la mitad del precio.

Como llegar al Antiguo Colegio de san Ildefonso

Se encuentra en la calle de Justo Sierra 16, entre República de Argentina y El Carmen, muy cerca del Zócalo del centro histórico, siendo la parada de metro del mismo Zócalo la más cercana.

Mapa de la ubicación del Antiguo Colegio de San Ildefonso