Burrolandia México

¿Te imaginas que pudieras apadrinar un burro? Pues en Burrolandia México es posible. En este parque temático se vela por uno de los animales más simpáticos del planeta. Es la única reserva de burros de México y de América y sin duda es una actividad familiar ideal para hacer con niños o si nos interesa conocer más sobre éstos simpáticos animales. ¿Quieres saber más? Ven a Otumba, la “Cuna del burro”, tierra de tradición pulquera, dentro del valle de Teotihuacán en estado de México, parada de la línea ferroviaria México-Veracruz.

Visita a Burrolandia México en Otumba (Estado de México)
Visita a Burrolandia México en Otumba (Estado de México)

Historia de Burrolandia

Burrolandia nació a partir de la preocupación de una asociación civil por la extinción del burro mexicano. Hasta la mitad del siglo pasado el burro era usado habitualmente en el campo en las actividades agrícolas. De hecho en América Latina hay actualmente aproximadamente 7,7 millones de burros, principalmente en México (3,25 millones). Sin embargo la evolución técnica de la maquinaria y la pérdida de interés han llevado a que el burro mexicano esté en peligro de extinción.  De acuerdo con un reporte de Investigación y Desarrollo, en1991 había alrededor de 1,5 millones de asnos en México, una cifra que ahora estaría alrededor de 300.000 mil ejemplares.

Logo de Burrolandia México
Logo de Burrolandia México

El burro mexicano

Llegado con la conquista española de América, el burro fue ya desde los inicios un animal que se adaptó rápidamente al hábitat de Mexico. Usados como bestias de carga, fueron junto a los indígenas sometidos, la mano de obra para llevar a buen puerto el proceso de colonización.  Según avanzaban los derechos de los indígenas, los burros fueron volviéndose imprescindibles tanto en la agricultura, como en la minería o el transporte de mercancías de actividades como la fabricación de henequén. Poco a poco se convirtieron en parte del paisaje, habituándose tanto a la altura como al desierto del norte o al calor y la humedad de la península de Yucatán.

Burrolandia

El nombre de Burrolandia fue sacado de la película Tonta tonta, pero no tanto, de María Elena Velasco, La India María. Se encuentra en el Estado de México, en la población de Otumba, ya célebre por ser un lugar que vive por y para los burros. Es tal el cariño y respeto que se celebra anualmente, la Feria Internacional del Burro, una fiesta homenaje al burro mexicano. Cada 1 de Mayo -coincidiendo con el Día Internacional del Trabajador- tiene lugar el evento e el que hay un desfile, un concurso de burros, un partido de polo a lomos de burros, carreras y otras actividades en los que el burro es el Rey.

Burrolandia nació en 2006 cuando Germán Gómez Sauza fundó el santuario dedicado a la conservación y cuidado de esta especie. Al principio nadie entendía que se protegiese a un animal como el burro, pero los datos sobre su número han demostrado que su existencia corre serio peligro ya que no hay intención por preservarlo. El santuario, convertido una sociedad protectora animal sin ánimo de lucro, despierta la simpatía de grandes y pequeños.

Ejemplar de burro en el santuario de Burrolandia
Ejemplar de burro en el santuario de Burrolandia

El santuario de Otumba se ha convertido en refugio de  centenares de burros, muchos de ellos maltratados o abandonados a lo largo y ancho de México. La vocación principal del centro es rescatar a los burros, para concienciar y preservar la figura del asno mexicano. Tradicionalmente se ha tenido al burro como un animal poco inteligente, pero los estudios de los zoólogos han podido confirmar que son animales con una gran capacidad de memoria, además de resistentes y muy capaces de moverse por terrenos pedregosos y de accidentada geografía. Incluso son animales con un sentido olfativo realmente sofisticado, capaces de detectar olores a 10 kilómetros de distancia. Por otro lado, su aparato digestivo es más resistente que el de los caballos, lo que le permite comer más variedades de plantas y sobrevivir en condiciones más extremas.

Visita a Burrolandia

El refugio recibe continuamente a nuevos huéspedes, siendo sus inquilinos aproximadamente 50 burros de diferentes razas. Otro método para difundir a los equinos ha sido la creación del Museo del burro.

Para mantener en vida Burrolandia México se llevan a cabo recorridos guiados dentro y fuera del parque, conociendo los monumentos, conventos y museos o las haciendas pulqueras. Una de las rutas se lleva a cabo en un tren turístico, equipado con orejas y cola de burro. Durante el itinerario nos explican la historia de cómo los burros llegaron a América durante la Conquista; las razones de su extinción; que comen, cuánto pueden vivir; y toda la información de las diferentes especies que hay en el mundo. Ora ruta que ofrecen en Burrolandia es la que conduce al acueducto del Padre Tembleque, Patrimonio Unesco de la Humanidad, la obra hidráulica más importante del siglo XVI.

En el santuario – que funciona como una granja didáctica- puedes conocer la historia de cada burro, acariciarlos, alimentarlos e incluso apadrinarlos con un donativo. Y para no quedarte con hambre puedes comer en su Restaurante Burrolandia, decorado con vehículos de los años cincuenta.

Información

La entrada a Burrolandia tiene un pecio de 50 pesos; incluyendo el recorrido en tren.

Horario: El santuario está abierto de lunes a domingo de nueve a seis de la tarde. Los recorridos se realizan únicamente sábados y domingos.

CÓMO LLEGAR A BURROLANDIA MÉXICO

Burrolandia está en el estado de México, en el Valle de Teotihuacán, a apenas 10 minutos de las Pirámides, no lejos del Museo del Ferrocarril en Otumba.

Desde Ciudad de México hay 60km, y se tarda- dependiendo del tráfico- una hora en llegar a Burrolandia.

Dirección:Calle 6, colonia Centro, Otumba, Estado México.

MAPA DE BURROLANDIA MÉXICO