Ruinas de Chichén Itzá

Chichén Itzá es uno de los lugares más visitado de México. Su recinto arqueológico maya en el Estado de Yucatán es uno de los más grandes en extensión excavada.  Su nombre proviene de ‘Boca-del-pozo (chichén) de los sacerdotes de agua (Itzá)’), por tanto Boca de Pozo de los Itzáes, aludiendo al Cenote en torno al que fue creciendo la ciudad maya.

Pirámide de Kukulkan en Chichen Itzá
Pirámide de Kukulkan en Chichén Itzá

Historia de la Ciudad de Chichén Itzá

Cuando llegaron los conquistadores españoles en XVI de la mano de Francisco de Montejo y el franciscano Diego de Landa,  sólo pudieron contemplar lo que en su día había sido una de las ciudades más vivas y activas de América, ya que desde el siglo XIII permanecía abandonada, y ya cubierta por una densa vegetación.

Aunque habitada desde el siglo III d.C. la creación propiamente de una ciudad parece iniciarse en el año 525 d.C. cuando poblaciones que provenían del sur fueron construyendo asentamientos como Tikal en Guatemala, Copán en Honduras, o Palenque, Mayapan, Ek Balam y Uxmal en Yucatán y Chiapas. Su crecimiento fue exponencial, ejerciendo una supremacía sobre el resto de ciudades mayas. La invasión de los Toltecas en el siglo IX no sólo no mermó el poder de Chichén Itzá si no que lo reforzó y enriqueció, alcanzando su mayor esplendor en los siglos XI-XII. En este periodo se erigieron algunos emblemáticos edificios como la Pirámide de Kukulcán, con advocación a la Serpiente Emplumada (Quetzalcóatl) traída por los toltecas. Sin embargo en media centuria conflictos violentos desembocaron en una guerra civil que llevó a su abandono.

Foto de 1889 de las ruinas de Chichén Itzá
Foto de 1889 de las ruinas de Chichén Itzá

A mediados del siglo XIX una expedición aventurera del diplomático John Lloyd Stephens y Frederick Catherwood recorrió primero Centro América y posteriormente Yucatán, tomando notas y dibujos que darían lugar a dos libros sobre diferentes yacimientos, desde Copán a Tikal, Mayapan, Uxmal o Chichén Itzá. La publicación generó un interés inaudito en la Europa intelectual siempre atenta a cualquier destino exótico. De este modo desde finales de este siglo se inició la recuperación del patrimonio que de forma continua lleva a cabo excavaciones y estudios arqueológicos como el reciente de 2016 que confirma la existencia de un templo dentro de la Pirámide de Kukulcán.

Las causas de su abandono no están totalmente definidas y los expertos gracias a la arqueología y al estudio del clima y de los ciclos de cosechas se aventuran a diagnosticar que el final de Chichén Itzá pudo estar relacionado con problemas de subsistencia que derivaron en pugnas internas de poder, guerras civiles y la destrucción de la ciudad.

Visita a Chichén Itzá

En 1988 Unesco se rindió a la realidad al conceder el prestigioso sello de Patrimonio de la Humanidad al recinto zona arqueológico de Chichén Itzá. Ya en el siglo XX (2007) el Templo de Kukulcán engrosó la lista de las Maravillas del Mundo moderno.

La visita a la zona arqueológica la podemos hacer por nuestra cuenta, guía impresa o apuntes sacados de inetrnet o contratar los servicios de los guías oficiales que nos brindan siempre información detallada y curiosidad o secretos que se escapan a los libros.

Mapa de los edificios y templos del interior de Chichen Itzá
Mapa de los edificios y templos del interior de Chichén Itzá

La Pirámide de Kukulcán

El lugar que recibe más interés de Chichén Itzá es la Pirámide de Kukulkan, conocido también como el Castillo y que nos encontramos nada más entrar por el acceso del oeste. Nos será complicado no encontrar gente al lado para tomar fotografías tranquilos. Hoy en día permanece cercada, como medida de protección antes algunos turistas vándalos. Pero hasta no hace mucho era posible subir y jugar a sentirse un dios maya dirigiendo la gran ciudad de Chichén Itzá.

Es el templo de mayor altura, con 25 metros por 55 de lado en sus cuatro costados, donde una escalera asciende hacia el Adoratorio. Curiosamente o mejor dicho, con un rigor asombroso la suma de las escaleras de los costados (91) más la del Adoratorio suman en conjunto 365, igual que el número de días del año.

Durante los equinoccio de septiembre y otoño (20 o 21 de marzo y el 22 o 23 de septiembre) tiene lugar un efecto óptico minuciosamente calculado por los mayas por el cual el reflejo del sol y las sombras de las esquinas de la pirámide recrean en la escalinata norte a una serpiente reptando, cuyas cabezas reposan a los pies del basamento. De esta forma los mayas eran capaces de calcular el calendario para emplearlo en las cosechas, reflejando el conocimiento astronómico, infinitamente más avanzado que el de Europa en ese periodo.

Detalle de los templos en Chichén Itzá
Detalle de los templos en Chichén Itzá

El Juego de Pelota

El Juego des Pelota estaba extendido por todo Mesoamérica y en Chichén Itzá hay varios espacios donde se practicaba. En el mayor de ellos se llevaban a cabo competiciones que trascendían lo deportivo ya que llevaban parejo componentes religiosos en los que el ganador tenía el honor de ser sacrificado a los dioses. En este recinto la acústica es singular y durante la visita podemos llevar a cabo juegos para entender hasta que punto la arquitectura maya era tan avanzada. El de Chichén Itzá es uno de los juegos de pelota de mayor tamaño con 70 metros de ancho y 168 de largo.

Continuando hacia el sur nos topamos con El Osario o Tumba del Sumo Sacerdote, la Casa del Venado, la Casa Colorada o El Templo de las Monjas (llamado así por los españoles al contar con numerosas habitaciones, asemejando un convento), justo antes de llegar al observatorio.

El observatorio astronómico – El Caracol

El edificio del observatorio (conocido como Caracol por las escaleras interiores) es inconfundible con su forma cilíndrica sobre una plataforma. Desde aquí los mayas estudiaban los fénomenos astronómicos y gracias a una correcta orientación de las ventanas se podían observar las estrellas para aplicar conocimientos a los ciclos económicos agrícolas de siembra y recogida.

De nuevo volviendo en dirección a la Gran Pirámide de Kukulkán vemos la estructura del Mercado y la Plaza de las Mil Columnas, y detrás el Templo de los Guerreros, que cuenta con bajorelieves de guerreros mayas y una escultura de Chac Mool, si bien la función parece que fue eminentemente astronómica.

Plataforma de las Calaveras

En esta plataforma conocida como Tzompantli se reproducen cráneos que imitan las calaveras de los prisioneros de Chichén Itza, en una representación de influencia mexica y que también encontramos en el Altar Mayor de Tenochtitlan (Ciudad de México). Las cabezas de los enemigos se empalaban en el Tzompantli, como símbolo de la victoria.

El Cenote Maya

Desde la Plataforma de las Calaveras se continua hacia el norte por un Sakbé, “camino blanco” al estilo de las calzadas romanas, que conduce al “Cenote de los Sacrificios”. Aquí ciertamente se llevaron a cabo ritos de sacrificio al Dios de la lluvia Chaac, para obtener fertilidad de las cosechas, pero esencialmente de niños, y no sólo de mujeres jóvenes como se había sostenido. La circunferencia del Cenote de tipo abierto es enorme (60 metros de diámetro) y podemos rodearlo para observar su grandiosidad. El Cenote en el mundo maya era considerada la puerta de entrada al Inframundo y por eso era el lugar elegido para los sacrificios.

El inmenso cenote maya de Chichén Itzá
El inmenso cenote maya de Chichén Itzá

Eventos y Fiestas destacadas en Chichén Itzá

Como comentábamos en los equinoccios se agolpa un buen puñado de curiosos, creyentes en la filosofía maya y turistas que no se pierden la oportunidad de ver la Serpiente emplumada “descendiendo”.

Consejos para visitar Chichén itzá

Si antes de entrar nos ponemos de acuerdo con otros viajeros que hablen nuestro mismo idioma podemos requerir los servicios de un guía oficial para todo el grupo (los veremos situados en las taquillas), siendo más económico. Es recomendable llevar agua, protección solar, sombrero y por supuesto cámara de fotos. Así mismo si queremos evitar los ríos de gente, especialmente grupos que llegan en autobús desde Cancún, Mérida o Playa del Carmen, lo mejor es madrugar para recorrerlo más tranquilamente.

Donde Dormir

Si bien la mayoría de la gente acude desde las playas en una excursión de un día, podemos encontrar alojamiento en los alrededores de Chichen Itzá con hoteles para todos los gustos como Mayaland o el resort de la Hacienda Chichén del siglo XVI.



Booking.com

Excursión y Tours a Chichén Itzá

Hay mil y una posibilidades para visitar Chichén Itzá en un día con excursiones organizadas individuales o para grupos desde Mérida, Playa del Carmen o Cancún. Numerosas agencias se encargan de hacer el trayecto hasta la entrada de las ruinas donde un enorme parking recibe a las decenas de autobuses que llegan hasta aquí. Estas son algunas opciones de tours y excursiones:


Mapa de Chichén Itzá por dentro

Mapa del yacimiento y templos de Chichén Itzá
Mapa del yacimiento y templos de Chichén Itzá

Como llegar desde Cancún, Playa del Carmen o Mérida

Estas son algunas de las distancias entre las principales ciudades o poblaciones de Yucatán, Quintana Roo y Riviera Maya a la zona arqueológica de Chichén Itzá.

Cancun 178 km.
Puerto Morelos 182 km.
P. del Carmen 214 km.
Xcaret 220 km.
Puerto Avent 264 km.
Akumal 282 km.
Xel-Ha 299 km.
Tulum 308 km.
Coba 350 km.
Merida 107 km.
Cozumel 250 km.