Estado de Querétaro

El estado de Querétaro se enclava en el centro de México, rodeado de San Luis Potosí, Guajanuato, una pequeña parte de Michoacan e Hidalgo. Cuenta con cuatro pueblo mágicos de interés, Cadereyta, Jalpan, Peña de Bernal, y Tequisquiapan.

Acueducto de Querétero
Acueducto de Querétero

Pese a su tamaño pequeño Unesco lo ha considerado significativo al otorgarle cuatro sellos de Patrimonio de la Humanidad, el centro histórico de su capital Santiago de Querétaro; las misiones franciscanas de la Sierra Gorda; los lugares de memoria y tradiciones vivas de los otomí-chichimecas de Tolimán; y el Camino Real de Tierra Adentro, conocido como el Camino a Santa Fe, una ruta comercial  que desde la Ciudad de México recorría más de 2.500 km hasta la ciudad de Santa Fe en Nuevo México al sur de los Estados Unidos.

Santiago de Querétaro, capital del estado es una ciudad alegre que ha vivido acontecimientos importantes de la historia de México. Uno de los más trascendentales fue la captura, juicio y fusilamiento del emperador Maximiliano I de Haubsburgo, rendido ante las tropas de Benito Juárez. El lugar de los sucesos, el Cerro de las Campanas es ahora un mirador desde donde divisar el panorama de la ciudad, especialmente el Acuaducto, una de las obras coloniales más importantes de México.

Desde la capital las rutas que conducen hacia la Sierra Gorda al norte nos llevan o bien por San Juan del Río, disfrutando de su artesanía, y luego por Tequisquiapan y Ezequiel Montes; o bien por la Peña de Bernal.

La Peña Bernal, más allá del misticismo con la que algunos ojos la miran, es una gigantesca mole de 300 metros de altura, similar al Peñón de Gibraltar o el Pan de Azúcar de Río de Janeiro.

La impresionante roca de la Peña Bernal
La impresionante roca de la Peña Bernal

Durante el equinoccio de primavera se convierte en lugar de peregrinaje y los fines de semana es muy concurrida por la visita de mexicanos y extranjeros que convierten el pequeño pueblo de Bernal de Amoles a los pies de la cumbre, en un animado ir y venir de gente que disfruta de los restaurantes con sus gorditas de migajas y los dulces típicos, o de las tiendas locales.

Al norte, la conocida como Sierra Gorda es sin duda una de las zonas de más interés del estado de Querétaro. Su reserva de la biosfera concentra tanta diversidad de ecosistemas que parece imposible pasar de áreas semidesérticas a bosques tropicales, selva bosques de encinas y pinos o paisajes áridos con apenas vegetación.

Las misiones de la Sierra Gorda, Patrimonio Unesco
Las misiones de la Sierra Gorda, Patrimonio Unesco

El ecoturismo ha encontrado aquí una mina turística donde proliferan las actividades de aventura en escenarios de cascadas, cuevas, desfiladeros y ríos que recorren toda la Sierra Gorda. En uno de los pequeños pueblos de la sierra, Bucareli, cerca de Pinal de Amoles, hay incluso un circuito de 10 kms de tirolesas, ideal para poner el corazón a mil revoluciones.

Por si fuera poco, las cinco misiones franciscanas del siglo XVIII con su peculiar barroco colonial atraen al viajero a este corazón mestizo. El pertinaz empuje evangelizador de los misioneros franciscanos en la Sierra Gorda, en un hábitat donde las comunidades indígenas plantearon mucha resistencia queda patente con la huella religiosa de estas misiones que exhiben su sincretismo en la arquitectura de las iglesias de las misiones.

Maravillas de la naturaleza en Querétaro

La variedad de climas de la Sierra Gorda “fabrica” espacios insólitos donde la naturaleza se impone al ser humano. Esta sensación de fragilidad frente a la Tierra Madre la seguimos sientiendo miles de años después de que las civilizaciones prehispánicas disfrutaran de ellas. El mirador de 4 Palos en lo alto del Cerro de la Media Luna es uno de los más sugerentes, con la vista al amanecer de toda la Sierra Gorda pintada en tonalidades de rojos y ocres que van iluminando la mañana.

Sin marcharnos de la Sierra Gorda se halla el Sotano del Barro, cuyo curioso nombre alude a una gigantesca sima de 200 metros de ancho por casi 500 de fondo que esconde una colonia de guacamayas verdes.

Guacamayas verdes del Sotano del Barro
Guacamayas verdes del Sotano del Barro

El  río Escanela cerca de Pinal de Amoles también invita a sumergirse en la fauna y flora única de una reserva de la biosfera que tiene en sus aguas claras y límpidas el maná de rica naturaleza. Las pasarelas que bordean el río permiten llevar a cabo una ruta perfecta para los que hacen el viaje con niños.

Cañón del Paraíso
Cañón del Paraíso

Otro itinerario para enmarcar es el del Cañón del Paraíso en los alrededores de San Juan del Río y Peñamiller, rincón místico porque aquí los chichimecas dejaron pinturas rupestres que podemos descubrir.

Fiestas y tradiciones

Pinal de Amoles es así mismo el lugar perfecto para dejarnos sorprender por las tradiciones de Querétaro, más si acudimos al Baile de Huapango en las fiestas de San José de marzo.

En San Miguel Tolimán encontramos otra de las fiestas más participativas, la del Chimal, una ofrenda confeccionada con flores, frutos y pan, de  más de 20 metros de altura que elaboran entre los devotos, y que luego se alza.  Esta es una de las ceremonias  de los denominados “Lugares de Memoria y Tradiciones Vivas de los Pueblos Otomí-Chichimecas” que  Unesco declaró Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

En Santiago de Querétaro la danza de los concheros con sus ritos chichimecas animados al son de la música de sus guitarras de armadillo atrae en septiembre a miles de personas para las fiestas de la  Cruz de los Milagros.

Tierra de aromas

Querétaro es uno de los estados con más tradición vinícola de México. Aquí se han asentado importantes bodegas, como la española Freixenet en Ezequiel Montes, que cultivan las vides en un clima muy apto, en unas tierras fértiles que generan vinos de calidad.

El ritual de la vendimia ha calado tan hondo que se ha fusionado con la cultura autóctona, haciendo que la música de fondo del pisado de la uva sea la de los mariachis. Los pueblos de Tequisquiapan, El Marqués, Ezequiel Montes y Colón conforman la ya prestigiosa Ruta del Vino y del Queso.

Como no podía ser de otra forma, el estado de Querétaro también cuenta con importantes vestigios arqueológicos de las culturas prehispánicas, entre los que destacan Tancama en Jalpan de la Serra, considerado uno de los primeros asentamientos Huastecas; El Cerrito que durante mucho tiempo fue el núcleo ceremonial de mayor importancia del Bajío; o el yacimiento de las Ranas.