Estado de Guanajuato

El estado de Guanajuato, tierra de los totomí y los chichimecas, y a cuya capital del mismo nombre, la llamaron Cerro de las Ranas, “Quanax Huata” tiene un lugar en el corazón de los mexicanos, puesto que en la ciudad de Dolores, el cura Miguel Hidalgo y Costilla proclamó la independencia de México, con el famoso Grito de Dolores.

Guanajuato desde el cerro del Pípila
Guanajuato desde el cerro del Pípila

Tierra minera y agrícola, las explotaciones de oro y plata y su condición de “granero de México”, le dieron prosperidad en el pasado, facilitando la industrialización de León, la ciudad más grande y poblada del estado. Ciudades como Guanajuato o San Miguel de Allende se engalanaron de edificios coloniales suntuosos gracias a la explotación de minas como la Valenciana o la Cata.

El estado de Guanajuato viene realizando desde hace años una estrategia de promoción turística que lo ha situado como referencia tanto para el turismo nacional como para los extranjeros. Los cinco pueblos mágicos de Dolores Hidalgo, Jalpa, Mineral de Pozos, Salvatierra y Yuriria permiten hacer una ruta agradable a través de la historia y tradiciones de Guanajuato.

El festival Cervantino de la ciudad de Guanajuato ha cobrado importancia hasta convertirse en un reclamo turístico de primer orden. Durante esos días se suceden espectáculos teatrales y musicales que inundan de gente las calles, con las serenatas de las Callejoneadas como evento popular. Toda la ciudad, incluidas las esculturas que recuerdan y honran a Cervantes cobran vida, y es imposible no participar ante tanto júbilo.

Teatro Juarez durante el festival Cervantino de Guanajuato
Teatro Juarez durante el festival Cervantino de Guanajuato

La capital homónima ofrece todos sus encantos al viajero, que llega atraído por la fama de sus monumentos, de su ambiente y sus rincones secretos como el Callejón del beso, la Alhóndiga de Granaditas, el mirador del Pípila desde donde nos enamora su colorido, la red de túneles que como un metro gestiona la circulación por debajo de la ciudad, o por el macabro museo de las famosas Momias de Guanajuato. El centro histórico y las minas adyacentes son parte del Patrimonio de la Humanidad que la Unesco otorgó en 1988.

En las afueras  el Museo Bocamina San Ramón refleja como eran las condiciones de trabajo en la mina, y como la riqueza obtenida permitió levantar la Iglesia de San Cayetano, conocido como el templo de la Valenciana, un capricho del conde que ante las limitaciones arquitectónicas de la jerarquía eclesiástica, volcó gran parte de su patrimonio obtenido en las minas en el suntuoso interior del edificio.

San Miguel de Allende

San Miguel de Allende es uno de los pueblos con más encanto del estado. Residencia de una gran comunidad de estadounidenses, la villa colonial tiene en sus plazas, iglesias y edificios de arquitectura virreinal un ambiente apacible. Tierra del Ruiseñor de las Américas, el gran cantante y actor Pedro Vargas,

San Miguel de Allende
San Miguel de Allende

Muy cerca de San Miguel de Allende, camino de Dolores Hidalgo está el pequeño pueblo de Atotonilco, con su santuario y el imponente fresco del Juicio Final. Si nos desviamos hacia el este dando un pequeño rodeo podemos conocer un paraje que destila nostalgia a raudales. La hacienda y mina de Santa Brígida fueron un caudal de beneficios inmenso durante el Virreinato español, formando una colonia de 50 mil personas que vivían de la explotación minera. Hoy en día la mina, aún no explotada para el turismo permite hacer una ruta arqueológica industrial por sus instalaciones abandonadas y casi fantasmagóricas.

Dolores Hidalgo

Es cierto que la ciudad de Dolores Hidalgo no alberga monumentos significativos, pero a ella se acude por otros motivos. Aquí comenzó la insurrección que desembocó once años después en la independencia de México, cuando el cura Miguel Hidalgo hizo repicar las campanas el 16 de septiembre de 1810, levantando al pueblo en armas. Su museo de la independencia sirve para contextualizar el momento histórico que se vivió aquí. Por otro lado en la cuna de Alfredo Jimenez – uno de los cantantes más famosos de México- las nieves (helados) de Dolores Hidalgo son tan célebres que cada año acontece un festival en primavera para deleitarnos. Otro de los puntes de interés de este Pueblo Mágico son las haciendas mineras de San Baldomero, Cinco Señores, Angustias y El Triángulo.

Otros lugares de Guanajuato

Igual de espectacular es el monumento del Cristo Rey del Cerro del Cubilete, una estatua gigante de veinte metros que se alza en una colina no lejos de Silao, conocida por sus sabrosas fresas y espárragos. Otra delicia gastronómica es la Cajeta de Celaya, un dulce de caramelo a base de leche de cabra, azúcar y canela.

Estatua del Cristo Rey en el cerro del Cubilete
Estatua del Cristo Rey en el cerro del Cubilete

León, con apenas interés turístico, es por contra el motor económico del estado, cuenta con una poderosa industria, donde destaca la del calzado, que lo convierte en una de las regiones más prósperas de México. Su crecimiento de población es importante y la Universidad y el Aeropuerto son dos de las infraestructuras que demuestran y confirman su ya histórica relevancia económica.

Mapa de carreteras del estado de Guanajuato
Mapa de carreteras del estado de Guanajuato